En los años 30 la Universal Pictures se hizo de oro gracias a los grandes monstruos de la literatura. Drácula, Frankenstein, la momia, el monstruo de la laguna negra, el hombre invisible, el hombre lobo, el fantasma de la opera… todos ellos ayudaron a crear una franquicia de la que la Universal estuvo disfrutando hasta que en los 50 empezaron a perder fuelle debido a las cada vez peores y más ridículas producciones como Abbott y Costello contra los fantasmas.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, el legado de los monstruos es innegable y la Universal está dispuesta a exprimirlos una vez más. El primer reboot será "La momia". La película estuvo protagonizada por Boris Karloff en su versión original de 1932. Pero ahora no sabemos quién será el elegido para tal papel, la Universal guarda los detalles con absoluto secreto. Sólo podemos decir que esta versión será mucho más oscura que la protagonizada por Brendan Fraser en 1999 y que transcurrirá en la época actual, así que no veremos a Rick O'Connell y a su familia como tampoco veremos al malvado Imhotep (Arnold Vosloo).

De los otros proyectos poco se sabe a excepción de Frankenstein. Donna Langley (co-presidenta de la Universal y una de las mujeres más poderosas de Hollywood), contactó con Guillermo del Toro para que se ocupara del proyecto. En más de una ocasión el director de películas como "El laberinto del fauno" y "El espinazo del diablo" ha confesado que "Frankenstein" es su libro favorito y que estaría encantado de hacer la nueva versión. Sin embargo, también confiesa que para preparar semejante proyecto tendría que paralizar todos los demás, y tomarse tres años sabáticos sólo para ocuparse del guión.

Anuncios

Esto provocaría que proyectos como "Pacific Rim 2", "Hellboy 3" o el videojuego "Insane" fueran abandonados por tiempo indefinido. Por no mencionar las películas basadas en el Dark Universe, los héroes más oscuros de la DC, de las que se oyen rumores desde la Convención de Cómics de San Diego (California) de 2013.

En realidad el mayor problema es la mala costumbre que tiene Guillermo del Toro de picotear. Empieza un proyecto, pero enseguida se interesa por otro y se olvida del primero y entonces se le ocurre un tercero y se olvida del segundo igual que hizo con el primero.

Y así infinitas veces. Y con este panorama nos arriesgamos a que al final no haga ni una cosa ni la otra (ni "Frankenstein" ni sus otros proyectos) y nos deje a todos con las ganas.

Haz clic para leer más