Muchos lectores teníamos la misma opinión de los escarceos de George R.R. Martin con la serie que se basa en sus Libros. Estamos encantados de que el autor de la novela original participe en la creación de episodios, da una cierta autenticidad extra a lo que desfila ante nuestros ojos en nuestros televisores, sin embargo los libros no se escriben solos y va a llegar el día en el que la serie atrape a los libros y entonces vamos a tener que dejar de mirar si no queremos disfrutar de cincuenta minutos de spoilers.

Según parece el autor ha acabado por escuchar nuestras plegarias y ha decidido no seguir trabajando en la serie como guionista, al menos no en esta temporada, porque a fin de cuentas los libros tienen que acabarse.

El autor, además, ha añadido que le encantaría visitar los sets de rodaje, entre los que se encuentra nuestro país, pero que no puede añadir más viajes a los ya establecidos por las obligaciones que ha contraído con la promoción de su obra. No hay que olvidar que Martin es un animal de costumbres que solo escribe en su casa de Nuevo México. En los viajes apenas si escribe y la mayor parte del tiempo este trabajo acaba en la papelera de reciclaje, sencillamente cada nuevo viaje es una nueva oportunidad de que Vientos de Invierno no llegue a publicarse en 2015.

También le preguntaron por los nuevos añadidos al elenco de la serie, especialmente al que ya se ha revelado y que constituye el núcleo del arco argumental que tendrá lugar en Dorne, hogar de la Víbora Roja y la familia Martell. En opinión del propio Martin, la serie es una máquina bien engrasada y por tanto si ellos han hecho una elección de actor para un personaje por algo será.

Vídeos destacados del día

Participar en el proceso le llevaría un tiempo que en este momento prefiere dedicar a las novelas.

También ha opinado sobre la posibilidad de aprovechar esta temporada para realizar determinados flashbacks que nos expliquen determinados sucesos del pasado que pudieran resultar claves en el devenir de la historia. En su opinión deberían ser otros los métodos que nos llevasen a este pasado, como pueda ser la verdevidencia de Bran.

En definitiva, parece haber un cierto distanciamiento entre Martin y los productores. Puede que se trate únicamente de un pequeño alto en el camino para recuperar terreno a la serie y poder mantenerse por delante de esta, pero también puede tratarse del último acto de una separación forzada por las diferencias entre la serie y la novela y que parecen conducir a que sus personajes se tornen en simples disfraces para una historia parecida pero tremendamente divergente a su propia obra. El tiempo dirá.

Mientras tanto solo nos queda agradecer que por fin se acerca Vientos de Invierno.