La pugna por hacerse con Dorne ha llegado a su fin. Sevilla y Osuna serán las localidades andaluzas que participarán en el rodaje de la quinta temporada de la exitosa serie Juego de Tronos. El Alcázar de Sevilla representará la residencia de los gobernantes de Dorne, conocida como los Jardines del Agua. La descripción del hogar privado de la realeza dorniense evoca a lugares de arquitectura árabe, llenos de tranquilidad, magia y encanto. El legado de Al-Andalus ha permitido que el Alcázar encaje a la perfección con la idea plasmada por George R.R. Martin. 


Entrando más en detalle, este paraje se describe con jardines y patios de mármol rosa pálido. Las terrazas, compuestas por una galería de pilares, tienen vistas a fuentes y piscinas donde reina la armonía, donde apenas se oye el susurro del agua caer sigilosamente. Los Jardines del Agua están repletos de naranjos, precisamente el árbol frutal que invade toda Sevilla. Un lugar de paz y retiro para reflexionar, en el que la simbiosis entre arquitectura y naturaleza alcanza su cénit. 


Cualquier reseña sobre el monumento hispalense bien podría albergar una descripción idéntica a la anterior sobre los Jardines del Agua. La frontera entre lo real y lo ficticio se difumina en el momento de comparar estos enclaves. Tras meses de búsqueda en diferentes lugares de Andalucía, los encargados de la serie se percataron de estar pisando sobre las fantasías de un libro. Y toda duda se difuminó, desde entonces el Alcázar se ganó el sobrenombre de Jardines del Agua. Sevilla conspirará en 2015 para hacerse con el Trono de Hierro.