Título original: Hundraåringen som klev ut genom fönstret och försvann

Director: Felix Herngren

Reparto principal: Robert Gustafsson, Iwar Wiklander, David Wiberg, Mia Skäringer, Alan Ford y Jens Hultén.

Año: 2013

Distribución en España: A Contracorriente Films

Una anciano, apenado porque un zorro ha matado a su gato, envuelve en salchichas unos cartuchos de dinamita, los pone al alcance del zorro y cuando éste se acerca al cebo, lo hace estallar por los aires.

Así comienza El abuelo que saltó por la ventana y se largó la película basada en el fenómeno literario de la novela homónima. Se vendieron en España más de 350 mil ejemplares de esta historia de un centenario aventurero obra del autor sueco Jonas Jonasson.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó se ha convertido en la película sueca más taquillera de la historia. Hasta el momento ya ha superado los 16 millones de euros recaudados muy por encima de su principal competidora Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009), la adaptación de la novela de Stieg Larsson que sólo alcanzó los 13 millones.

En España claramente no ha tenido el mismo éxito que en su país de origen pero, aún así, ha conseguido una nada menospreciable tercera posición en la taquilla en su semana de estreno. Esto lleva a preguntarse porqué agrada tanto esta historia. La respuesta probablemente se encuentre en su frescura y en que no deja de sorprender al espectador que nunca sabe qué es lo siguiente que va a suceder.

Se distinguen dos tramas en la historia, por un lado vemos como el protagonista, Allan Karlsson, (intepretado por Robert Gustafsson) escapa de su residencia de ancianos en su 100 aniversario y acaba robando una mala cargada de millones a una banda de moteros.

Por el otro lado, vamos descubriendo el pasado de Karlsson mediante una serie de flashbacks que nos muestran, en forma de gags, como el centenario estuvo presente en la mayoría de acontecimientos históricos del siglo XX.

Este anciano, cuya filosofía es: " No pienses, sólo hazlo", desconcertará al espectador con su amistad con líderes como Stalin, Churchill e incluso conocerá a Franco y ofrecerá una estrafalaria escena en la que el dictador bailará con unas mujeres vestidas de "faralai".

Entre los puntos débiles del film se encuentra que el actor principal está cargado de prostéticos para parecer un anciano lo que hace que pierda expresividad y credibilidad. Quizás habría sido más sencillo elegir a un actor más mayor.

Además le falta bastante para llegar a la altura de la novela en que se basa y da la sensación de que ha sido creada simplemente para sacar rentabilidad de la tirada del best-seller sueco.

A pesar de ello, se ha de admitir que la trama de El abuelo que saltó por la ventana y se largó es realmente entretenida ya que se aleja de las normas de la lógica para hacer que el espectador acompañe al centenario en su hilarante viaje sin rumbo y cargado de altibajos.

Lo mejor: Su capacidad de sorprender y su imprevisibilidad.

Lo peor: Que da la sensación de que el motivo de su existencia tan sólo sea aprovechar el éxito del best-seller en que se basa.