Hace menos de un mes que Antonio Banderas y Melanie Griffith pusieron punto y final a su matrimonio, que duraba ya 18 años. Tras muchos rumores acerca de que la relación de ambos no iba por buen camino, y otros tantos desmentidos, Melanie decidió solicitarle el divorcio a su marido. Todo terminaba, según la pareja, de manera consensuada, con respeto y cariño. 


Y después de tomar la decisión quedan cosas por arreglar, papeles que firmar y, en el caso de Melanie, un tatuaje que quitar. 


Era conocido que la hija de Tippi Hedren, musa de Alfred Hitchcock en obras maestras como "Los pájaros", lucía en toda alfombra roja, gala de premios o aparición pública a la que asistía, un tatuaje con el nombre de Antonio, dentro de un corazón debidamente decorado en su brazo derecho, tatuaje que, durante el tiempo que duró su unión tenía todo el sentido, pero, una vez concluido éste, deja de tenerlo y puede ser eliminado.

 No es la primera estrella de Hollywood en hacer algo parecido, ya que, entre otras celebridades a citar, Angelina Jolie quitó de su piel un recuerdo semejante de Billy Bob Thornton, Johnny Depp borró el suyo de Wynona Ryder o Eva Longoria todos aquellos que le remitían al jugador de baloncesto Tony Parker.

Inicialmente se pudo ver a Melanie en el festival de Taormina con el tatuaje maquillado para camuflarlo, pero posteriormente se ha decantado por quitárselo por completo, y ha acudido al Dr. Tattof, de Beverly Hills, para pedir información y presupuesto, ya que la eliminación profesional que necesita requiere sesiones de láser que pueden alargarse hasta un mes entre una y otra, llegando a tardar un año en completarse el proceso.


Lo que sí está claro es que tanto ella como Antonio tienen ya sus vidas separadas y cada uno la vive por su lado. De hecho, Antonio parece que la está rehaciendo y no solo se ha mudado a un lujoso apartamento sino que podría tener algo más que la amistad de la que siempre hizo gala con la actriz Sharon Stone desde que coincidieran en el rodaje del anuncio navideño de Freixenet, hace ya dos décadas. El tiempo dirá si el romance se confirma o si, como muchas veces ocurre, no sucede.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más