Ha arremetido contra todo y contra todos. Y en una sola entrevista, concendida a la revista Playboy, en la que, en base a su descontento con el doble rasero y la hipocresía, se ha mostrado todo lo sincero que ha sido capaz, y lo ha sido de verdad. El revuelo ha venido como consecuencia de todo lo afirmado en la entrevista, tanto lo criticado como lo ensalzado, y es que ha defendido a dos de sus compañeros, Mel Gibson y Alec Balwin, quien fue acusado de homófobo por llamar "maricón" a un paparazzi.

En cuanto a Gibson, lanzó comentarios en contra de la comunidad judía en el año 2006 al afirmar, en medio de un arresto efectuado por un policía judío, que ellos eran los culpables de todas las guerras, y Oldman ha comentado que "se emborrachó y dijo unas cuantas cosas, pero todos decimos cosas así. Somos unos hipócritas". El manager del actor aclara que no los ha defendido, sino atacado a la hipocresía. Y es que, según Oldman, hay cómicos judíos que sí tienen la potestad de decir lo que deseen.



También tuvo palabras para los dos eventos más importantes en la industria del Cine americano, los Globos de Oro y los Oscar. De los primeros, que tienen una repercusión enorme y están considerados la antesala de los segundos, son los que entrega cada año la Prensa Extranjera de Hollywood y sobre ellos Oldman sentenció que "es una fiesta sin sentido, noventa don nadies divirtiéndose", y en concreto de los segundos, los Oscar, afirmaba algo que no es el primero en apuntar respecto a la última gala de sus premios. Más de un académico, a los que ahora se suma Gary, ha asegurado que si no votabas "12 años de esclavitud" en la categoría de mejor película, ese hecho te convertía en un racista.


Además atacó buena parte de su filmografía, de la que solo salva "El topo", su trabajo con el director mexicano Alfonso Cuarón en "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" y el que realizó con Francis Ford Coppola en "Drácula", aunque matiza que este en concreto era mejorable. Ni siquiera películas de la talla de "Sid & Nancy" o la extraordinariamente taquillera "El caballero oscuro: La leyenda renace", que cuenta con una enorme legión de admiradores, son de su agrado, las considera únicamente trabajo. 


El actor ya ha pedido perdón por lo dicho. Ahora habrá que ver cómo reacciona el público en la taquilla con su última película "El amanecer del Planeta de los Simios", que llega a las pantallas americanas el 11 de julio.