Es por eso que siempre se deben tomar en cuenta ciertos aspectos que pueden cambiar, como por ejemplo un cabello que se torna opaco y sin vida, la calidad de las uñas, signos de debilidad, etc. Todo esto es a consecuencia de la falta de vitaminas y minerales que se requieren a diario y que no se consumen.

Una dieta adecuada contribuye directamente a tener un cabello sano

Muchas personas, especialmente las mujeres, les gusta cuidar y mantener siempre el cabello en buenas condiciones. Aplicando algunos tratamientos naturales o profesionales se puede lograr, pero más allá de un buen producto, se debe considerar que la alimentación beneficia directamente desde adentro y es posible darle la apariencia y estilo deseado si se crea una dieta correcta, para cuidar además el cuerpo, la piel y evitar problemas de salud.

Muchas personas se dan cuenta de que presentan problemas capilares cuando ya es tarde, tales problemas se pueden prevenir. Mantener un cabello sano es posible realizando algunos cambios en la alimentación e incluyendo algunas cosas en la rutina alimenticia.

Las frutas y verduras son indispensables

Estos productos aportan mucha hidratación y vitaminas, que son requeridos para mantener un cabello sano y saludable, así mismo son buenas para mantener la piel en buenas condiciones.

Una buena cantidad de vitamina A y betacaroteno son fundamentales para que el cabello se fortalezca. Pero es importante saber donde se consigue el betacaroteno y la vitamina A.

El betacaroteno se encuentra en verduras y hortalizas que poseen un color amarillo, rojo o naranja tales como la calabaza, naranja, tomate, mandarina y especialmente la zanahoria.

Por su parte la vitamina A se puede conseguir en hortalizas verdes como las espinacas, acelgas, coliflor, etc.

La zanahoria

Por su alto contenido en betacaroteno, la zanahoria es muy recomendad para cuidar la piel y la vista. De la misma forma, ayuda a controlar la producción de grasa capilar, que puede provocar también la caída del cabello.

La vitamina K

Su presencia esta en los vegetales de hojas verdes, tales como los espárragos, espinacas, berro, col, etc. Todo esto ayuda a combatir los radicales libres que causan debilitamiento de la raíz del cabello, provocando la caída.

Las acelgas y las espinacas: Estas dos hortalizas poseen ácido fólico dentro sus propiedades, el cual es un elemento fundamental para que el cabello crezca fuerte y brillante ya que actúa directamente sobre los globulos rojos, que son los encargados de oxigenar los tejidos corporales.

Por lo tanto, mientras más oxigenado este el cuero cabelludo, mejor crecerá el cabello.

El cabello sano con la vitamina C

La vitamina C se encuentra en vegetales crudos, aunque se consigue más en frutas cítricas como mandarina, naranja limón o kiwi. Su consumo constante ayuda a que se absorba adecuadamente el hierro y así el colágeno que es lo que forma la hebra capilar, se forme fuerte y sano.

Las nueces

No cabe duda de sus increíbles beneficios. Poseen un aceite que mejora la elastina, además de estimular el crecimiento de un cabello sano. Es de suma importancia que las personas que buscan mantener un cabello saludable sepan que si el cuerpo no contiene los aceites necesarios, el cabello se romperá fácilmente y se caerá.

Los ácidos grasos Omega 3 que se encuentran en las nueces las convierten en un alimento ideal para mejorar notablemente la salud capilar. Una dieta que incluya nueces permitirá obtener un cabello fuerte, sedoso y con mucho brillo.

Un cabello sano requiere proteína animal

Dentro de las principales proteínas que se deben consumir para beneficiar al cabello, se encuentra el salmón.

El consumo del salmón y otros peces azules se relaciona directamente con un cabello fuerte y brillante; ya que el salmón aporta muchas vitaminas, ácidos grasos y proteínas. Una razón muy importante es que previene la caspa, por lo cual el cabello siempre lucirá saludable.

El hígado también se debe incluir en las dietas, por lo menos una vez por semana, ya que aporta hierro al organismo lo cual se traduce en cabello y uñas más fuertes.

Pero además, aporta biotina, lo que aporta brillo y sanidad para el cabello. La biotina también se consigue en la levadura de cerveza, es por eso que se pueden conseguir varios tratamientos capilares donde se utiliza esto como ingrediente principal.

Los huevos también contienen hierro, el cual es necesario para prevenir la caída y pérdida. Posee también nutrientes como proteínas, lo cual lo hace un excelente aliado para mantener un cabello sano y fuerte, tanto en su consumo como en su uso directo mediante mascarillas.

La carne roja beneficia a la piel y también es necesaria para cuidar el cabello. Aporta melanina al organismo, lo que se encuentra en niveles bajos en el cuerpo. La melanina ayuda a la pigmentación del cabello.

No cabe duda de que la alimentación sana y saludable esta ligada a un buen funcionamiento de organismo, pero también a una buena y saludable apariencia. Lo cual requiere una evaluación constante de los hábitos alimenticios, ya que el cabello, puede lucir maravilloso con una buena dieta.

Pero no solo de alimentos se mantiene el cabello sano, es importante siempre utilizar una champú adecuado y específico para el tipo de cabello, para lo cual es necesario conocer e tipo de cabello que se tenga (cabello graso, seco, normal, ondulado, etc.).

Un uso adecuado del acondicionador, para mantener una buena hidratación que permitirá que el cabello este suave y brillante, y tratar en lo posible de evitar el calor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!