Cuando hablamos o nos referimos a la higiene personal, definimos la limpieza corporal de manera general de nuestro cuerpo, y el cuidado del mismo. De forma regular debemos bañarnos, asear nuestras manos y dientes luego de cada comida y mantener nuestra ropa en buen estado y limpia. Esto ademas, nos aporta seguridad, sabernos limpios y con buen olor para nuestro desenvolvimiento diario en todas las facetas de nuestra vida.

Sin embargo, existen momentos donde por mecanismos del cuerpo, acumulación de bacterias y el sudor podemos desprender un aroma muy poco agradable no solo para nosotros, sino también para los que nos rodean.

Y esto, puede afectar nuestra autoestima y confianza. Pero esta situación, podemos prevenirla...

Aquí van unos consejos...

Baño diario

El baño debe formar parte de nuestro día a día, y debemos llevarlo a cabo de manera adecuada y profunda. Una limpieza superficial es la principal causa de la aparición de bacterias desencadenantes del mal olor.

Adquiere un jabón que te ofrezca protección antibacterial y una esponja corporal. Si transpiras de forma abundante o vives en climas muy calurosos, opta por ducharte dos veces al día.

Protege tus axilas

Elige preferiblemente un desodorante y un antitranspirante con óxido de zinc y una fragancia suave. Utiliza este luego de bañarte.

Cuidado de los pies

La higiene de los pies debe ser diaria ya que supone un área del cuerpo con alta carga de transpiración.

Utiliza talcos especialmente elaborados para esta zona y aplica una buena cantidad antes de llevar a cabo alguna practica deportiva.

¿Mal aliento?

El mal aliento puede desencadenar diversos factores, entre ellos una inapropiada higiene bucal y la presencia de desórdenes estomacales. Si se trata del primer caso, es necesario crear y/o modificar los hábitos de limpieza, tales como el uso correcto del hilo dental, el cepillo interdental, el enjuague bucal, así como la visita periódica al odontólogo con el fin de descartar la presencia de cualquier tipo de trastorno bucal (caries, sarro…).

En caso de desprender mal aliento debido a patologías estomacales es necesario acudir a un especialista para combatir el problema de raíz.

Otras recomendaciones

  • Enjuagar las axilas con bicarbonato de sodio y medio limón ayuda a contrarrestar el mal olor. Al hacerlo, evita la exposición al sol para no generar manchas en la piel. No excedas del uso de este consejo, ya que puedes irritar la zona.
  • Lavar los dientes después de cada comida y cambia cada tres meses el cepillo dental.

.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!