Estamos en fechas peligrosas para el mantenimiento de nuestro peso. Como norma general en tiempos de navidad poca mesura mostramos ante los manjares de los que podemos disfrutar en estas fiestas.

Luego llega enero... y nos adentramos en un horrible final con esos kilos demás. Normalmente se suelen subir por navidades entre 3 y 5 kilos demás. Cenas de empresa, comidas familiares, cenas con amigos, despedidas de año, picoteo a todas horas...

El precio es una talla más para recibir el año nuevo. Para no tener que acudir corriendo a la consulta del dietista a partir del 7 de enero, una de las propuestas más eficaces que podemos tomar en consideración es la de seguir una serie de reglas básicas en cuanto a alimentación.

Entre algunos de estos consejos podemos poner en práctica los siguientes:

  • Hacer deporte al menos 2 veces a la semana, aunque lo mejor serían 3

  • No picar a todas horas alimentos típicos de estas fechas e incluso eliminarlos: polvorones, mazapanes, turrones, panettones, galletas de navidad cargadas de azúcar glass

  • No comer como si fuera la última cena: porciones moderadas (normales), no repetir plato, y no hincharse a todo lo que nos pongan en el mesa

  • Continuar con nuestra rutina normal de 5 comidas al día, en pequeñas cantidades

  • No beber alcohol en exceso. Las bebidas alcohólicas suponen un elevado número de calorías vacías que se convierten automáticamente en grasa

  • Una vez a la semana, realizar un día depurativo. Sólo fruta fresca y verdura, mucha agua depurada, infusiones de hierbas depurativas, tés antioxidantes y caldos depurativos. También puedes probar con los smoothies depurativos. Esto nos permitirá regenerarnos y limpiar nuestro organismo para mantenernos dentro de un buen límite en el peso

  • En las cenas de nochebuena y nochevieja, lo ideal es combinar proteínas de origen animal con verduras y hortalizas, ser moderados con los postres y los embutidos

  • No abusar nunca de nada, disfrutando siempre de todo. Es uno de los secretos de la longevidad

  • Cocinar nuestra propia comida en vez de tirar de comida preparada es también una buena forma de asegurarnos que lo que comemos es natural, fresco y libre de aditivos, grasas saturas y azúcares refinados

Si consigues seguir algunos (o todos) los consejos aquí expuestos, desde luego evitarás los temidos “kilos demás” típicamente navideños. #dietasaludable #noengordarennavidad #tipsparalacenadenavidad