6. Necesita ilusionarse

Se dice que no existe terapia más eficaz que la de emprender algo nuevo que te haga sentir ilusión. Y es que la ilusión te da energía, te devuelve al presente, te invade de pensamientos positivos y te hace ver la vida desde otra perspectiva.

Un hobbie, una escapada, un deporte, un proyecto que te haya rondado algún tiempo por la cabeza, un voluntariado o aprender algo nuevo (como bailar, cocinar o tocar la guitarra). ¡Cualquier cosa puede ser buena para reencontrarte con la ilusión!

7. Necesita cuidarse

La #ansiedad desgasta y debilita. Es por ello que ahora se hace más urgente que nunca el llevar una alimentación sana, hacer deporte y descansar. Tenemos que aprender a escuchar a nuestro cuerpo, respetar sus necesidades y darle lo que nos pide.

8. Necesita reírse

Y lo necesita enormemente. Reír es una de las mejores formas de liberar tensión, energía negativa y preocupaciones. La risa también disminuye el insomnio, alivia el dolor, previene los infartos, refuerza el sistema inmunológico, facilita la digestión y ¡rejuvenece la piel!

Además, está demostrado que reírse de uno mismo (en el buen sentido) es un ejercicio excelente para incrementar la confianza y la autoestima, ya que se resta valor a lo que antes podía ser objeto de preocupación.

Y no sólo eso, la risa también ayuda a superar la timidez y a estrechar los vínculos interpersonales, y a ello se debe la célebre frase que dice que “la risa es la distancia más corta entre dos personas”.

9. Necesita confiar

No sólo en las personas y en sus intenciones; sino también en la vida y en sus imprevistos.

Vídeos destacados del día

Las personas con ansiedad necesitan más que nadie desprenderse de los prejuicios y etiquetas, y otorgarle a cada persona y situación que se presente en sus vidas el beneficio de la duda.

En cuanto a las personas, no se trata de fiarse ciegamente de todo aquel que conozcas; la clave está en mantenerse receptivo, abierto y predispuesto a la interacción cada vez que se presente la oportunidad. A menudo se infravaloran los primeros contactos (o incluso el tratar de reforzar una relación ya consolidada), porque se piensa que no merece la pena el esfuerzo o que no tiene ningún sentido preocuparse por los demás cuando la propia vida se desmorona.

Sin embargo, es muy aconsejable tener siempre presente las ventajas que conlleva la extraordinaria diversidad que nos rodea: el hecho de que cada persona sea alguien inigualable y única, significa que cada vez que te niegas el comenzar una relación (o el profundizar más en ella) estás renunciando a unos valores muy concretos y especiales; y tal vez sean esos valores los que más necesites en este momento de tu vida.

Y lo mismo sucede con las situaciones de la vida en general. No hay que negarse los nuevos acontecimientos porque de antemano se crea que nada pueden aportar, o porque en el pasado nada bueno hayan aportado. Cada situación es igual de única que cada persona, y siempre es aconsejable abrirle la puerta y vivirla.

10. Necesita olvidar

Olvidarse de las ideas y creencias de sí mismo que su mente ha construido. Y eso no se consigue “luchando” contra ellas, ni torturándose cada vez que se piensen, ya que ello te adentra en un bucle que refuerza y alimenta cada vez más tales creencias.

Hay que seguir un proceso completamente opuesto: en vez de concentrar los esfuerzos en lo que se quiere dejar de pensar o hacer, hay que dar la vuelta a la situación y empezar a trabajar en el plano positivo. O simplemente trabajar en otro aspecto de nuestra vida. El quid de la cuestión es no dejar espacio para seguir alimentando nuestras creencias negativas y obsesivas.

Y esto es algo que no sólo depende de nosotros, ya que en muchas ocasiones son los demás quienes contribuyen a reforzar tales creencias. Por tanto, será aconsejable tratar de evitar, en todo lo posible, las relaciones tóxicas.