La Navidad, una de las fechas más queridas por la sociedad occidental pero también una de las fechas más temidas por gran parte del sector laboral. Aunque estas fiestas suscitan días de alegría, diversión y relax lo cierto es que, para muchos, estos días están llenos de trabajo al máximo rendimiento, estrés y agotamiento.

Para esta situación y otras tantas donde el estrés y el cansancio son las que dirigen el ritmo de nuestras vidas nació el conocido Método Silva, llevado a cabo y desarrollado por José Silva. A través de la realización de una serie de actividades sencillas busca autoestimular la relajación profunda del cuerpo y espíritu y activar las habilidades mentales.

Pues bien, como os decía, para aliviar ese estado de irritabilidad perenne el Método Silva nos propone tres métodos de relajación con los que combatir al estrés. Técnicas que como bien señala el programa, “nada tiene que ver con tumbarse en el sofá o sentarse a ver el televisor”. De esta manera, aquí os presento tres formas de meditación que no os llevarán más de 15 minutos y con los que obtendréis grandes resultados.

1. Meditación de respiración profunda: una vez que estemos sentados con la espalda recta y en un lugar tranquilo, solamente tendremos que respirar profundamente por la nariz desde el abdomen y exhalar lentamente por la boca mientras vamos contando. Sugieren que este ejercicio se haga acompañado de algún incienso o música.

2. Relajación muscular progresiva: para la realización de este ejercicio, primero debemos consultar a nuestro médico y verificar que no tenemos ningún problema muscular o de espalda que nos impida realizar dichas actividades.

Vídeos destacados del día

Este método consiste en la contracción y relajación de los músculos mientras lo coordinamos con una respiración adecuada. Se aconseja que se empiece por los pies y se finalice en la cara.

3. Meditación de escaneo corporal: esta técnica es parecida a la anterior aunque aquí lo que se busca es canalizar la respiración por todo el cuerpo. Para ello, debemos tumbarnos con los extremos separados del cuerpo y concentrarnos en nuestra respiración. Una vez hayamos relajado el cuerpo, debemos enfocar dicha respiración hacia los dedos del pie e ir subiendo poco a poco, como sucedía anteriormente. Cuando se haya completado todo el circuito, deberemos estar en silencio y con los ojos cerrados durante unos minutos. Por último, estira si es necesario.

Como veis, son tres formas naturales y sencillas de eliminar el estrés que a más de uno y a más de una le vendrá de perlas. Además, este tipo de autoayudas no solamente mejoran la vida laboral sino que nos proporcionan una vida personal mucho más activa, alegre y saludable. #Estres #Belleza #Salud