"Yoga" significa unión, o ese era el significado original del término en la India. La idea de base es recuperar la unión entre cuerpo y mente a través del ejercicio físico y la respiración. En occidente, el modo de vida estresante de la población trabajadora ha puesto de moda éste tipo de prácticas. El objetivo: Reencontrar una cierta armonía vital y sensación de bienestar.

Gracias a un amplio catálogo de posturas que utilizan las torsiones, las flexiones, los estiramientos...etc. se ponen en tensión y se relajan todos los músculos del cuerpo de manera cíclica y pausada. Se trata de una disciplina que nos permite ganar en flexibilidad, elasticidad y dinamismo.

Además, ofrece un remedio natural a un amplio abanico de pequeñas dolencias: fatiga, falta de sueño, malas digestiones o mala circulación, hipertensión arterial y dolores articulares leves.

Además existen un montón de formas diferentes de yoga: Desde las más espirituales y religiosas, con dudosas creencias acerca de la existencia basadas en religiones caducas y paganas, hasta las más físicas y técnicas, teñidas del laicismo cientificista de occidente. Además, los efectos del yoga sobre el estrés han sido demostrados científicamente. Contribuyen éstas prácticas a la sensación general de bienestar, a relajarse y a luchar contra el estrés.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Duke ha demostrado que el yoga tiene efectos beneficiosos sobre el estrés y ayuda a tratar dolencias como las anteriormente citadas.

Vídeos destacados del día

Así pues, la práctica del yoga se orienta a todo tipo de grupos sociales desde jóvenes a viejos, gente estresada o gente que simplemente quiere entretenerse un rato, más ricos que pobres normalmente, enfermos de artrosis o reumatismo, problemas cardiovasculares, futuras madres o ancianos.

Sin embargo, y en contradicción con lo anterior, la práctica del yoga es más física de lo que podría parecer en un primer momento, así que debe de practicarse con cierta precaución. Es posible lesionarse o empeorar problemas ya presentes. Así que, como siempre, consultar a su médico antes de llevar a la práctica cualquier consejo de los leídos por internet.