Hola Newers:

Hoy estoy aquí para formularos una pregunta... ¿Quién no ha sufrido alguna de esas interminables noches sin pegar ojo? ¿Quién no se ha levantado 4 veces de la cama para ir al baño? ¿Quién no se ha tomado mil pastillas y una tila para dormir? Si no respondes sí a alguna de estas 3 preguntas, deja de leer este artículo, a no ser claro, que tengas a una persona a tu lado que lo sufre o perturba tus dulces sueños. En ese caso, continúa, que esto te puede interesar...

En realidad sufrir de insomnio algunas noches no es algo preocupante, pero cuando se convierte en algo constante puede irritar a la persona, y mucho.

En este artículo puedo hablar en primera persona. Yo lo he sufrido. Tras estas largas noches sin dormir, levantarse y estar de buen humor es un gran reto. No solo te levantas con un humor de perros, sino que además tu ánimo esta por los suelos. Te sientes sin energía, apagado, cansado, con dolor de cabeza. Y todo esto por no poder disfrutar de tu almohada como Dios manda. 

Debido a esto, te traigo unos consejos, cultivados en mi huerta, 'Las Sábanas Blancas de Sandra'. Vamos a ello:

  • Bébete un vasito de leche calentito. Miel, cacao, azúcar, las guarrerías esas del edulcorante, mermelada... Lo que quieras! Pero caliéntate la leche y revive tu infancia.
  • Lee el libro que más sueño te de. Si, aunque suene como una tontería funciona. ¿Alguna vez te has preguntado por qué se te cierran los ojos en clase o en una charla inapetente? Pues porque TE ABURRE y tu cuerpo quiere deshacerse de ese muerto.
  • Escucha música relajante. Ojo, esta música tiene que ser agradable para ti, tranquilizante y adormecedora, no te vayas a poner a ACDC, ¡par diez!
  • Respira fuerte y hondo, hasta que tu cuerpo se canse y te pida un respiro (pillar el doble sentido por favor)
  • Echa perfume a tu almohada, la que más te guste. Su olor placentero puede llevarte a mil lugares. Si sueñas, duermes.
  • No lleves a cabo actividades estimulantes para la mente, como ver la tele (si es algo aburrido se permite), jugar a la consola o estar con el móvil.
  • Date una ducha caliente, cierra los ojos y disfruta del momento. Nada más terminar, sumérgete en las sábanas.