Es de público conocimiento que todos nuestros actos están relacionados con nuestra #Personalidad, nuestra forma de hablar, de reír, de andar, nuestra tipografía, todo cuanto hacemos desde que nos levantamos hasta que nos vamos a #dormir. Y es que incluso la forma en que nos vamos a dormir nos habla de nuestra personalidad, así es que las personas que sienten la necesidad de dormir con calcetines son personas, por lo general, más inestables emocionalmente que aquellas que no soportan la idea de dormir con los pies cubiertos.

Algunos estudios nos hablan de que aquellas personas que necesitan dormir con calcetines son personas que demandan más afecto, más contacto directo, más contención emocional.

Quitando los factores físicos como ser una piel más gruesa o un metabolismo más lento, la sensación de frío en los pies está relacionada con la percepción del espacio y la temperatura, es decir, dos personas con la misma complexión física pueden sentir la necesidad o no de dormir con los calcetines puestos debido a que el cerebro emite la señal de “sentir frío” como un mecanismo para buscar contacto y contención.

En el caso de las personas emocionalmente más dependientes que buscan ser protegidas, por lo que no pueden concebir el #sueño sin esa contención. Estas personas buscan lugares acogedores y establecer relaciones profundas y muy íntimas, no les importa ceder algo de su espacio personal a los demás.

En cambio las personas que no toleran la idea de dormir con calcetines y les es físicamente imposible dormir con ellos esto es en parte debido a que conservan por naturaleza una alta temperatura corporal por poseer un metabolismo más acelerado, piel más gruesa y tienen una predisposición a conservar y generar calor por lo que les sobran los calcetines, que incluso llegan a molestarles debido a percibir opresión y limitación física que les impide sentir la sensación de libertad que tanto les atrae.

Vídeos destacados del día

Debido a su personalidad independiente, ellos valoran enormemente su espacio personal y tienen relaciones más exclusivas.

Estudios a parte, lo importante es tener una noche reparadora independientemente del atuendo que se escoja. Todo vale a la hora de conciliar el sueño.