El negocio de los productos anticalvicie es uno de los que mejor mantienen su éxito. En este ámbito siempre hay clientes deseosos de mantener su atractiva melena sobre sus cabezas y, en la mayoría de los casos, se trata de hombres que ya empiezan a ver su cuero cabelludo con demasiada claridad para su gusto. Sin embargo, existe una paradoja entre lo que estos hombres desean, el cabello, y la imagen que los calvos transmiten a la sociedad. Esta dicotomía, según informa la BBC y reflejan diversos estudios realizados sobre el tema, aparece en el momento en el que la sociedad ve a los hombres calvos como más inteligentes, con un estatus más altos y con mayor capacidad de dominación, así como con más potencial de seducción ante las mujeres.

En este sentido se piensa que el aumento de hombres que padecen (o disfrutan) la calvicie puede deberse a un paso evolutivo ya que las mujeres los encuentran de forma general más atractivos. Esto, según algunos investigadores, ocurre cuando los hombres poseen características que los diferencian con claridad de sus compañeras de género femenino, estos elementos distintivos hacen que se potencie la masculinidad de ellos haciendo que sean percibidos como más atractivos y, de una forma instintiva, se les relacione con la capacidad de protección y el potencial reproductivo.

Por otra parte, estudios realizados en esta misma línea y publicados por revistas como New Scientist o Ethology and Sociobiology afirman que los hombres sin pelo se asocian tanto al dominio y al alto estatus social como a la madurez personal y la sabiduría, rasgos, sin duda, atractivos tanto para mujeres como para otros hombres.

Vídeos destacados del día

Aunque la contrapartida a estas características está en que los calvos también son percibidos como más viejos y menos atractivos a nivel físico, siendo estos elementos los que repelen a aquellos que no son capaces de aceptar su alopecia. Sin embargo, la fuerza seductora que aportan las características antes mencionadas, sumadas a la seguridad y la autoconfianza está por encima del atractivo puramente físico y la juventud a la hora de encontrar una pareja estable. #Belleza #Investigación científica #Salud