Tal vez no estemos muy familiarizados con el concepto de hacer #Yoga sin ropa, pero lo cierto es que esta costumbre lleva varias décadas teniendo una pequeña legión de seguidores en occidente (aproximadamente desde los años 60 y todo el movimiento "hippie"). Y en otros países como la India muchas figuras religiosas aún lo practican, siendo considerado como una tradición ancestral que se remonta a los orígenes del yoga mismo. 

El llamado "nana yoga" en sánscrito, ha sufrido un gran avance en Estados Unidos de la mano de un estudio de yoga en la ciudad de Nueva York, que ha lanzado una de las primeras clases de yoga sin ropa mixta de todo el mundo.

El llamado Bold & Naked Studio, situado en el barrio de Chelsea en Manhattan, ya contaba con clases de yoga con ropa, con algunos otros cursos de yoga con alumnos desnudos pero divididos por sexos y hasta titulaciones en "yogasaje" tántrico. Ahora, han decidido expandir su oferta y ofrecer clases mixtas de yoga sin ropa. 

Estas clases, que cuestan unos 25$ la sesión, pretenden normalizar el cuerpo humano y lograr que los asistentes se sientan cómodos en su propia piel y aprendan a aceptar sus propios cuerpos. Algunos de los alumnos que atienden a estas clases comentan sentirse mucho más libres cuando no tienen la ropa cubriendo sus cuerpos. La ropa lleva suponiendo en diversos ámbitos (desde el escolar hasta en el ocio) un tipo de discriminación por clases. Así, sin ella, todos se dicen sentirse iguales y ser capaces de conectar mucho mejor consigo mismos y con los demás. 

La novedad ha venido seguida de no poca polémica debido al carácter de la actividad.

Vídeos destacados del día

Son muchos los que asocian inmediatamente el desnudo con el sexo o la obscenidad, algo que la escuela de yoga ha querido evitar desde un inicio estableciendo de entrada el carácter no sexual de estas prácticas. En la misma página web del estudio se pueden encontrar diversas advertencias que van dirigidas a disuadir a posibles clientes que pretendan unirse a este movimiento por los motivos erróneos. Además en la clase están terminantemente prohibidas las fotografías y vídeos y todos los participantes deben firmar un acuerdo antes de poder formar parte de la misma. 

Aún así, el estudio también advierte que durante el desarrollo de las clases, los guías de la actividad ayudarán con carácter instructivo a la correcta colocación del cuerpo provocando contactos corporales. Así como también están vigentes en estas sesiones diversas posiciones de yoga en parejas o grupales. La escuela advierte que cualquier comportamiento o tocamiento de un carácter sexual o indebido será castigado con la expulsión y prohibición de entrada en las clases para siempre.

De todos modos, también reconocen que al ser una actividad que mueve muchas energías corporales y que requiere de trabajo físico y sudor, han tenido algunos casos de excitación sexual biológica no intencionada por parte de algunos de los participantes. A pesar de ello insisten en que es natural y se pasa en cuanto se continúa con el movimiento. 

Desde luego, la práctica de yoga desnudo es un movimiento que está cobrando cada vez más y más adeptos en todo el mundo con cada vez más centros ofreciéndolo en sus programas.  #Escuelas #Salud