La palabra vacuna deriva del latín vacca, que significa vaca en español. No se trata de una relación casual, pues el inventor de la primera vacuna, Edward Jenner, descubrió cómo las mujeres que ordeñaban las vacas se contagiaban de una variedad de viruela que tenía los mismos síntomas que la epidemia. Sin embargo, en lugar de sufrir un proceso febril que llevaba a uno de cada tres enfermos a la muerte, se recuperaban y, lo que era más importante: no se contagiaban del brote mortal. Así pues, muchos han considerado este descubrimiento como uno de los más importantes de la historia, pero si el mismo Edward Jenner levantara la cabeza no se creería que después de más de 200 años de su aportación a la ciencia exista una creencia en contra de ellas.

En Estados Unidos el “movimiento antivacunas” está más presente que en España. Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, los índices de vacunación en algunas escuelas de Santa Mónica (California), una de las ciudades con mayor renta per cápita del país, son tan bajos como en el Chad o Sudán del Sur. En nuestro país, las estadísticas de vacunación son bastante altas, más de un 96% de la población está vacunada de las series básicas. Sin embargo, tras la muerte de un niño catalán por difteria, no vacunado en el 2015, muchos españoles se han vuelto a hacer la pregunta: Vacunas, ¿sí o no?

Lo cierto es que gracias a las Vacunas, se evitan entre 2 y 3 millones de muertes en todo el mundo al año, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. Es más, gracias a ellas, las enfermedades que en el pasado eran muy peligrosas, como el tétanos, la viruela o la poliomelitis, hoy en día están más que controladas.

Vídeos destacados del día

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano

Una de las vacunas que ha suscitado más debate a nivel internacional ha sido la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH). La infección por el VPH es la enfermedad más común de transmisión sexual. La mayoría de estas infecciones remiten por sí mismas en uno o dos años, pero las infecciones que perduran pueden evolucionar en cáncer de cérvix. En países desarrollados, la tasa de mortalidad por este tipo de cáncer es muy baja, entre 1,4 y 1,7 por cada 100.000 mujeres que padecen la enfermedad. A pesar de ello, en España la vacuna contra el VPH está dentro del Calendario Oficial de Vacunación. En cuanto a los efectos adversos, desde 2006, la agencia VAERS de Estados Unidos recibió un total de 20.663 reacciones adversas a las vacunas del VPH, un 8% de las cuales (1592) eran serias, incluyendo 73 muertes, 348 amenazas a la vida y 581 casos que resultaron en incapacidad permanente.

Muchos se preguntarán por qué esta vacuna está tan apoyada por los gobiernos de diferentes países teniendo en cuenta los datos anteriores.

En la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma lo tienen claro, “la industria farmacéutica y especialmente las compañías promotoras llevan años desarrollando estrategias de cooptación y creación de un clima de opinión favorable, exagerando riesgos con el fin de convencernos, primero, de que existía un problema y de que ellos, precisamente, tenían la solución.”