¿Hablas contigo mismo cuando estás a solas? Tranquilo, no enloqueces, estás ante un buen recurso de la mente para mantener su Salud. La revista Quarterly Journal of Experimental Psychology ha publicado recientemente un estudio en el que se concluye que hablar con uno mismo ayuda al cerebro a fomentar la capacidad intelectual además de favorecer el pensamiento y la percepción.

Según el estudio realizado con voluntarios, los investigadores han podido comprobar como una charla uno resulta beneficiosa para mantener la concentración evitando distracciones y potenciando la atención. Se podría entender este acto como una práctica de cara a las relaciones sociales y al control del propio pensamiento ya que resulta una forma idónea para ser más decidido y seguro en las acciones de la vida cotidiana, permite tener un mayor control de las propias reacciones cognitivas, los pensamientos y las emociones.

Por tanto, no te avergüences de hablar solo y, desde luego, no dejes de hacerlo porque estarás aportando a tu cerebro una gran cantidad de beneficios permitiendo que añada y procese nueva información a la que ya existe, así como a la que adquieres en tus interacciones con el mundo en el que te mueves y con las personas que te relacionas.

Además de lo ya mencionado, he hecho de hablar solo también proporciona otra serie de beneficios nada desdeñables como el aumento de la autoestima, la motivación de cara a logros personales, el conocimiento de las limitaciones propias y las aptitudes o capacidades, potenciación de la memoria y, además, ofrece perspectivas distintas a un mismo problema para alcanzar una solución más rápida y eficiente.

Es importante señalar la actitud positiva, el buen trato personal y el respeto a uno mismo cuando se trata de hablar solo puesto que los elementos positivos de esta práctica podrían llegar a convertirse en un problema si no enfocamos de forma correcta nuestras capacidades y apostamos por la negatividad en la conversación.

Vídeos destacados del día

Por tanto, hablar con perspectiva de mejora, enfocar los problemas con una actitud de búsqueda de soluciones y ofrecernos apoyo a nosotros mismos es una herramienta demostrada para lograr objetivos de crecimiento personal.