El otoño llega y con él la caída de las hojas en los árboles, así como la caída del pelo en los seres humanos. Es fácil caer en la tentación de consumir suplementos alimenticios, añadir vitaminas extra a la dieta o buscar ayuda en las lociones formuladas con la promesa de frenar esa caída, sin embargo, lo mejor ante esta situación es no preocuparse y dejar que la naturaleza siga su curso.

Esto es así porque, si bien la alopecia es un problema que necesita ser tratado con inmediatez y que puede tener múltiples causas, en el caso de la caída estacional que se presenta en septiembre estamos ante una cuestión cíclica que se repite cada año y que forma parte de la evolución natural de los folículos pilosos.

¿cómo funciona la caída estacional del cabello?

Cada pelo pasa en su vida por un ciclo en el que cuenta con tres fases denominadas anágena, catágena y telógena correspondientes al crecimiento, estancamiento y posterior caída. Este proceso se lleva a cabo en cada folículo de forma independiente, sin embargo, en ciertas épocas del año vemos cómo aumenta el número de pelos en fase telógena debido según los investigadores a causas de origen hormonal.

De este modo, con la llegada de la primavera son muchos los cabellos que mueren llegando a tardar unos tres meses en producirse la caída del mismo, por esta razón se nota un incremento de la caída en el mes de septiembre.

¿Tiene este proceso alguna utilidad?

Sin duda, la naturaleza es muy sabia y recurre a elementos como el cabello para protegerse de agentes externos como el frío o la radiación solar.

Vídeos destacados del día

Con la caída del cabello en septiembre y, por tanto, la renovación del mismo de cara al invierno, el cuerpo se asegura una protección eficiente contra las bajas temperaturas de esta época del año.

Por otra parte, el retraso de la caída de una mayor cantidad de cabello hasta septiembre también asegura que el cuerpo tenga una cantidad suficiente de vellos para cubrir el cuerpo durante el verano cuando la radiación solar puede ser un elemento altamente perjudicial para nuestra piel.