Que la vida nunca fue un camino de rosas lo sabemos todos. Por otro lado, la publicidad omnipresente nos hace pensar en una utopía de felicidad asociada al consumo que tiene más de espejismo frustrante que de realidad tangible. Al final, la palabra de moda para el #Estoicismo de siempre es "#Resiliencia".

Tal como nos tiene acostumbrados el "marketing", se utilizan términos anglosajones para nombrar aspectos de la experiencia humana que ya tienen un término acuñado en nuestro propio idioma, pero que normalmente carece del empaque y la frescura que lo publicitario conlleva. La palabra inglesa en cuestión es "resilience", que pasó al castellano como "resiliencia" y siendo un anglicismo, se pone de moda en nuestra esfera castellanohablante como un nuevo concepto venido desde los países más ricos.

Por redundar, podríamos decir: "¡Se resiliente, estóico!"

Para afrontar las pruebas que la vida nos trae, se aconseja por ejemplo "ser flexible como el junco, que se dobla sin romperse para enfrentarse a un viento adverso" o "ser maleable como la arcilla". El término "resilience" viene de la física y designa la propiedad elástica de ciertos materiales que tras ser presionados, vuelven a su forma original. Como pasa muchas veces, el vocabulario que viene de la medicina o la ingeniería se usa metafóricamente en otros discursos para dar credibilidad a lo dicho.

El ser humano, adaptable como pocos, no iba a ser menos que estos materiales. Más sensible a los dictados del mundo anglosajón que a los reveses de la vida, todo el mundo puede aplicarse el cuento de que 'lo que no te mata, te hace más fuerte'.

Vídeos destacados del día

Rafaela Santos y Noelia Matas, psiquiatra y psicóloga respecivamente, aconsejan en sus recientes obras un breve decálogo para superar la adversidad:

1. Asumir la realidad: Al estilo de Viktor Frankl en "El hombre en busca de sentido", aceptar la realidad es el primer paso para poder sacar lo máximo de ella.

2. Adaptarse al cambio: Meditar la forma, y darse tiempo para poder hacerlo, de encontrar la manera de hallar las vías de solución óptimas.

3. Escoger un camino: Tener un objetivo vital, con significado real para la persona involucrada, es el norte que hará que podamos guiarnos por una necesaria brújula interior. Sin esto, el individuo necesariamente se sentirá más perdido.

4. Buscar apoyo alrededor: Siempre es bueno contar con quien puede serte de ayuda a tu alrededor, porque puede aportar un punto de vista más neutro sobre la situación.

5. Llevar hábitos de vida saludable: Hacer ejercicio adecuadamente, mantener una buena higiene de sueño, meditar con regularidad, cuidar la vida social, contar con una buena salud fisica si la situación lo permite y disfrutar de los placeres que podamos, son estrategias prácticas que mejoran la capacidad para enfrentarse a la adversidad. #Salud