2

Existen casos increíbles alrededor de nuestro mundo que nos indican, que no sólo es cuestión de estética o imagen, sino que, la superación personal también juega un importante papel en nuestras vidas.

Hoy hablamos de Patrick Hardison un bombero de Estados Unidos que, a la edad de 42 años, fue sometido a una de las operaciones más sorprendentes conocidas.

Él mismo asegura que es ahora después de 15 años, cuando se va acomodando a su nueva vida, sintiéndose como una persona totalmente normal y ya incluso ha ido a la piscina pública después de tanto.

¿Qué sucedió?

Patrick, desde el pasado año 2001 tenía toda su cara desfigurada, a causa de un incendio que derribó el techo de su hogar justo encima de él.

Y fue entonces en 2015, cuando fue sometido a un complejo de ‘’trasplante de rostro’’.  Los doctores le aseguraban un 50% de resultado exitoso después de la misma operación.

‘’Junto a mi familia, acudí a disfrutar de un grato día a Disney World en junio. Lo pasamos en grande y, me siento satisfecho ya que llevaba 15 años sin hacer algo así’’. Así mencionó a los medios de comunicación celebrando el motivo del primer aniversario de su exitosa y sorprendente operación.

Patrick, se siente muy cómodo y feliz ya que, por fin volvió a parpadear y su visión mejoró significativamente. Tanto, que ya vuelve también a conducir.

Otro de los aspectos que comenta que se vieron mejorados desde entonces, es que duerme muchísimo mejor. ‘’Ya se fueron todas las miradas extrañas. Puedo hacer vida normal’’.

Vídeos destacados del día

Afirmó entusiasmado.

Una plantilla de más de 100 médicos, enfermeras y auxiliares, fueron las partícipes de dicha operación. La cual, tuvo duración de alrededor 26 horas.

Ella realizada en el Hospital de Nueva York (NYU Langone Medical Center).

Esta operación es una de las más conocidas del momento, siendo nombrada ‘’El trasplante de rostro más complejo de toda la historia conocido hasta la actualidad. Una auténtica obra de arte’’.

¿Qué se sabe del donante?

Se llamaba David Rodebaugh, ex campeón de competiciones de BMX, quien lamentablemente falleció tras un trágico accidente de tráfico. Fue su madre entonces, quien aceptó proceder a la donación.

Una historia con final feliz

Después de someterse a la operación de trasplante, Hardison se ha tenido que ver sometido a otras cirugías de menor complicación para poder así ajustar algunos aspectos tales como párpados, labios… Así como poder retirarle todos los tubos.

Fue Eduardo Rodríguez, el médico encargado de dirigir dicha operación y quien admitió públicamente que, él mismo estaba sorprendido con los resultados y recuperación de Patrick.

Ahora Patrick Hardison, vive feliz, un nuevo renacer que, sin lugar a dudas es sorprendente pero grato y digno de conocer.