2

La extraña enfermedad del “lupus”, que el famoso Doctor House popularizó en la exitosa serie televisiva que llevaba su nombre, no es ni mucho menos una invención de guionistas, sino una patología potencialmente mortal, que la padecen miles de personas en el mundo, en sus diferentes formas y es conocida desde la antigüedad. Las principales manifestaciones sistémicas de la enfermedad fueron identificadas por el Dr William Osler a finales del siglo XXI y la denominación actual se debe al Doctor Harvey, que data de 1954

Su nombre completo es “lupus eritematoso sistémico” (LES), es una enfermedad autoinmune, de base inflamatoria y que afecta al sistema inmunitario de un individuo, atacando a sus propios tejidos y puede afectar prácticamente a cualquier órgano del cuerpo. El LES es una enfermedad que predomina en mujeres jóvenes, por lo que se asume que los estrógenos juegan un papel relevante y suele debutar entre la tercera y cuarta década de la vida.

La luz solar, el tabaco, el estrés o las infecciones, podrían estar relacionados en mayor o menor medida con la actividad del lupus, aunque se desconocen las causas últimas de la enfermedad.

Los síntomas son muy variados. La mayoría de las pacientes tienen dolores articulares, manchas en la piel y sensibilidad a la luz solar. Dentro de los órganos vitales, el riñón es el más afectado, a menudo con escasas manifestaciones clínicas asociadas. También, se puede afectar la pleura, los pulmones, el cerebro o el corazón. Otras manifestaciones frecuentes, pero que en muchas ocasiones causan un gran impacto sobre la Calidad de vida son el cansancio, los dolores musculares, las úlceras orales y la caída de pelo.https://es.blastingnews.com/ocio-cultura/2014/08/tu-cuerpo-te-habla-atento-a-las-senales-externas-que-te-da-00116276.html

Una vez diagnosticado, se debe de acudir a un médico especializado en Medicina Interna o en Reumatología. El tratamiento dependerá de la gravedad y de las manifestaciones concretas de la enfermedad.

Vídeos destacados del día

Actualmente, se tiende a utilizar un tratamiento de fondo con hidroxicloroquina, un fármaco antipalúdico con una intensa acción inmunomoduladora y una notable ausencia de efectos adversos graves. La enfermedad cursa en forma de brotes, sin embargo, hay una minoría en los que la actividad es persistente a lo largo del tiempo.https://es.blastingnews.com/ciencia/2015/12/como-diagnosticar-enfermedades-autoinmunes-00700883.html

El LES es una enfermedad potencialmente mortal. Sin embargo, hoy en día y en nuestro entorno, es muy raro que un brote de actividad lúpica acabe con la vida de un paciente. En España, podría haber en torno a 40.000 pacientes con lupus y, a pesar de que la cifra pueda provocar escalofríos, la supervivencia supera el 90% a los 10 años de enfermedad. A pesar de este esperanzador dato, la mortalidad a largo plazo está aumentada de forma global en los pacientes con LES, comparados con la población general.

Muchas pacientes con lupus tienen una calidad de vida prácticamente normal y pueden desarrollar una vida personal, familiar y laboral con escasas limitaciones. Se recomienda una actividad física regular, que en muchas ocasiones mejora el cansancio y que también contribuye a reducir el riesgo de osteoporosis y de enfermedad cardiovascular, evitar el tabaquismo, la hipertensión, el colesterol elevado, la diabetes y el sobrepeso.

La cura definitiva del LES todavía está lejos, pero que no haya remedio, no quiere decir que no haya tratamiento.