Si siempre quisiste tener flequillo pero nunca te animaste a hacértelo, por miedo a que te fuera a quedar desparejo, con esta guía te aseguro que lo harás, con estos datos se te solucionará el problema así que toma lápiz y papel que te los voy a contar. Si deseas un flequillo recto, que es el que te cubre la frente por completo y su longitud, debes cortarlo con unas tijeras de cutícula o de costura, que sean de hojas curvas, debes tomar en cuenta que el cabello tiene que estar seco, peinado y desenredado, además es ideal si lo haces debajo de tus cejas.

Ahora te indicaré el paso a paso, usa un peine y divide tu cabello por la mitad, en la mitad izquierda coloca todo tu pelo entre tus dedos índice y medio, debes deslizar tus dedos para abajo, hasta la parte inferior de los mismos se hallen con el borde superior de tus cejas, se precavida al recortar solamente la mitad del cabello que piensas que tienes que cortar, cuando hallas terminado con el lado izquierdo haz lo mismo con la otra mitad derecha.

Si lo que quieres es un flequillo de lado, lo recomendable para que tenga la longitud indicada es que comiences en el puente de la nariz y que se incline hacia la mejilla y la sien, este tipo de fleco se debe terminar a mediados o encima de la oreja, para hacerlo tienes que tener tu cabello seca, átalo todo excepto el flequillo, así no te molestará, péinalo para abajo, y hacia el lado que desees tenerlo, si lo deseas a la derecha tienes que usar tu mano izquierda para sostener tu pelo, si lo deseas para la izquierda, usa tu mano derecha.

Empieza con la parte que sea más larga que es la que se acerque a tu oreja, agarra un mechón con tus dedos y córtalo con la tijera de manera vertical pero inclina un poco hasta tu cara, empieza a recortar el cabello sin exagerar la cantidad, hasta que consigas tu largo deseado, debes continuar tomando mechones pequeños y recorta hasta que finalices con todo el fleco.

Vídeos destacados del día

Así que como ves, puedes hacerlo tú misma, recuerda que las tijeras tienen que estar afiladas, porque de lo contrario arrancaras tu cabello o lo desmecharas de forma muy desprolija.