Con el verano todos queremos lucir un buen bronceado. Ya sea en la playa o la piscina, nos gusta pasar las horas tumbados en la toalla vuelta y vuelta hasta conseguir ese tono dorado que hace lucir la piel mucho más bonita. Actualmente tenemos a nuestra disposición multitud de cosméticos que prometen acelerar el proceso del bronceado. Sin embargo, no necesitamos utilizar productos químicos para conseguirlo ya que, de forma natural, tenemos a nuestro alcance un gran potenciador del moreno veraniego que es el betacaroteno

El betacaroteno es un nutriente que encontramos en diversos Alimentos y que es el principal responsable de que nuestra piel realice el proceso de ponerse morena cuando entra en contacto con la luz ultravioleta (rayos UVA).

Cuando el betacaroteno llega a nuestro cuerpo, el organismo lo convierte en vitamina A que, a su vez, se almacena el el hígado en forma de retinol y es fundamental en el proceso de pigmentación de nuestra piel. Además, el betacaroteno es un potente antioxidante que protege nuestra piel y ayuda, por ejemplo, a la hora de prevenir la posible aparición de los temidos melanomas

Los betacarotenos los encontramos en multitud de alimentos (especialmente vegetales). A continuación, presentamos algunos de esos alimentos que tienen mayor concentración y que, si los comemos a diario durante el verano, serán un aliado fundamental a la hora de lograr un bronceado sano y bonito al mismo tiempo. 

Zanahoria:

Se trata, posiblemente, del alimento que posee la mayor concentración de betacaroteno. Su color anaranjado proviene precisamente de esta alta concentración.

Vídeos destacados del día

Además de ayudar a conseguir una piel bonita, entre las propiedades saludables de la zanahoria, también destaca su capacidad para calmar la ansiedad, ayuda a hacer una buena digestión, alivia los problemas respiratorios y combate la anemia. 

Tomate:

Al igual que la zanahoria, tiene un alto contenido en betacaroteno. Sin embargo, en el caso del tomate, su capacidad para lograr un bronceado óptimo proviene, principalmente, de las virtudes del licopeno. El licopeno es una sustancia natural del tomate que ejerce una función protectora del organismo. Al tratarse de un antioxidante muy potente, nos protege de los daños solares a la vez que permite que la piel se ponga morena con mayor facilidad. Además, el tomate es útil para prevenir la hipertensión, eliminar toxinas del cuerpo y consigue que las heridas cicatricen antes. 

Perejil:

El perejil es uno de los alimentos que más beneficios tiene para nuestra salud. Podemos consumirlo cocinado en muchos platos pero, para aprovechar todo su potencial, lo mejor es comerlo crudo, por ejemplo en ensaladas.

Junto con el betacaroteno que ayuda a lograr el moreno de nuestra piel, es rico en minerales como el calcio, hierro, fósforo y azufre. Además, posee un altísimo nivel de vitamina C. La vitamina C es uno de los antioxidantes más poderosos que se conocen. Sin embargo, para que nuestro organismo pueda sacar provecho de ella, es necesario consumir el perejil crudo, ya que, al cocinarlo, la vitamina C se descompone a causa del calor.