"Me dijeron que no me iban a hacer el tratamiento porque tenía treinta y ocho años y la lista de espera es de dos años, por lo que me tocaría cuando tuviera los cuarenta, edad en la que por ley no permiten el tratamiento de fertilidad en la Seguridad Social. Luego me enteré por una amiga que cuando se hizo el tratamiento no tuvo que esperar dos años", nos cuenta A.I que solicitó un tratamiento de fertilidad en el año 2011 y se le denegó en el Clínico de Granada. La paciente fue un año después y se le denegó de nuevo el tratamiento alegando la misma razón, de lo que se deduce que muy posiblemente esta razón se la estén dando a todas las mujeres de 38 y 39 años. 

Fue un año después y le dieron la misma excusa

Desconocemos si esta práctica se está utilizando en la actualidad pero está claro que durante los años 2011 y 2012 se utilizó esta excusa para denegar tratamientos de fertilidad a personas que todavía estaban en edad para tratarse legalmente a través de la Seguridad Social.

También desconocemos si esta práctica se está utilizando en otras ciudades o si se ha utilizado durante los años indicados. 

La situación crítica que han experimentado los hospitales durante la crisis, ha permitido gestiones de este tipo en el que se deniegan tratamientos, se evitan derivaciones a especialistas y algunos pacientes se quejan también del trato recibido.

"Fui a un endocrino de la Seguridad Social y salí llorando de la consulta" nos decía un paciente que se aquejaba del trato del médico que le había hablado con malas formas.

Y es que el estrés, el exceso de pacientes que cada médico trata a diario, permite la deshumanización de los facultativos en detrimento de los pacientes. Los centros de la Seguridad Social, basan su servicio en cubrir las necesidades de los pacientes sin considerar el aspecto psicológico del trato a los enfermos y esto se ha visto agravado con el déficit de recursos médicos y humanos en todos los centros hospitalarios y ambulatorios del país.

Vídeos destacados del día

Tal vez, nuestro sistema médico, antaño envidiado por muchos países desarrollados, haga aguas en sus más profundos mecanismos.  #Medicina