¿Sabías que hay salud en tu cocina?

Pues sí, no en vano Hipócrates decía esa frase tan famosa que todo el mundo repite últimamente: "que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento". Y es que todas las plantas alimenticias tienen algún tipo de beneficio en nuestro cuerpo. Hoy vamos a conocer algunas de ellas: 

Cúrcuma, el gran antioxidante

Esta especia amarilla que se utiliza como colorante natural, es uno de los antioxidantes más potentes que existen. La Universidad de Granada, hizo estudios sobre la cúrcuma como posible tratamiento para enfermos del virus del SIDA ya que fortalece el sistema inmunitario. A esto hay que añadir su capacidad antiinflamatoria. 

Romero, el adaptógeno mediterráneo

Un adaptógeno es una planta con la cualidad de ayudar al organismo a adaptarse a situaciones extremas.

Por eso suelen ser energéticas, vigorizantes y fortalecen el sistema inmunitario entre otras virtudes. Se habla mucho del ginseng, el reishi o de otras plantas adaptógenas como la solución a la baja energía pero no tienes que ir a la China para encontrar tu remedio. Basta con abrir la puerta de tu armarito de especias y tomar una infusión de romero todas las mañanas. Notarás un cambio en tu cuerpo. 

Tomillo, un depurativo pulmonar

Más o menos, la gente sabe que una infusión de tomillo con una cucharadita de miel, en épocas de resfriados y gripes, alivia el malestar considerablemente. Lo que no saben es que tomada diariamente permite contar con pulmones limpios de impurezas que respiramos a diario.

Orégano, un guerrero en el intestino

El orégano tiene aceites esenciales que ayudan a combatir las cándidas intestinales.

Vídeos destacados del día

Infusiones de orégano diarias podrían ayudar a establecer un equilibrio en la flora intestinal.

Ajo, tu mayor aliado

El ajo es la planta más poderosa  que existe en nuestra cocina. Ayuda a bajar el colesterol, limpia la sangre, refuerza el sistema inmunitario, combate las cándidas, es una fuente importante de vitamina C... ¿se le puede pedir más a este maravilloso regalo de la naturaleza? Bueno, sí, hay una cosa que se le podría pedir: que no nos deje ese mal olor bucal.... pero para eso está un buen enjuague con romero.  #Alimentos #Calidad de vida