Si hay una práctica deportiva que está a la orden del día es el Yoga. Igual es por sus múltiples beneficios. Lo que está claro, es que hay tantas disciplinas dentro del mismo que resulta un poco confuso saber de qué tipo de yoga se trata, cuántos estilos de yoga hay, o si en nuestro pequeño gimnasio estamos practicando yoga o Pilates

Igual es por la mezcla de yoga con otras disciplinas lo que nos confunde, así que vamos a exponer los diferentes tipos de yoga que existen para acabar con dicha intríngulis.

Lo primero que tienes que saber, es que cada uno de los diferentes tipos de yoga responden a unas necesidades, es por eso que algunos están más focalizados en la fuerza y otros en un ejercicio respiratorio, y con menor intensidad.

En total hay unos 29 tipos, así que para no saturar vamos a hacer una selección entre los más utilizados, o más de moda en el último año, y que podrías encontrar en diferentes centros deportivos:

  • Ashtanga: también conocido como Ashtanga Vinyasa Yoga, una forma de yoga dinámico donde se combinan los movimientos con la respiración. Se basa en la técnica del Vinyasa, que literalmente en la práctica del yoga quiere decir “unión de respiración y movimiento”. Hay un número determinado de posturas, y a medida que se avanza se van incorporando movimientos.
  • Anusara Yoga: el quid en esta disciplina está en dejarse llevar, tanto física como mentalmente, para conectar con el entorno y encontrar el lado bueno de las cosas. Siguiendo los pasos del discípulo, quien nos mostrará cinco puntos universales: apertura a la gracia, la energía muscular, el espiral interno, el espiral externo, y la energía orgánica.
  • Hatha Yoga: un estilo que se basa en la firmeza muscular para beneficiarnos espiritualmente. Las posturas que ofrece esta disciplina son para curar lesiones físicas, sin embargo, hoy por hoy se hace más hincapié en la relajación para conseguir esa salud espiritual o mental.
  • Kundalini: utiliza diferentes técnicas del yoga, como el Hatha Yoga, la meditación y relajación, para conseguir un beneficio físico y mental. A diferencia de las otras prácticas, sus posturas son mucho más lentas y estáticas, buscando esa paz interior por un camino más tranquilo.
  • Bikram: su nombre hace honor a Bikram Choudhury. Un estilo de yoga donde las posturas se desarrollan en una habitación cerrada a unos cuarenta grados. Incluye 26 posturas, y cada clase dura unos 90 minutos, donde se combinan diferentes posturas y se van repitiendo. A diferencia del Hot Yoga, en esta disciplina la secuencia de las posturas es más específica.
  • Hot Yoga: este arte milenario combina diferentes posturas con el poder terapéutico del calor. A diferencia del Bikram Yoga, esta disciplina se basa en las posturas del Hatha Yoga y Vinyasa Flow Yoga, siendo más variable en cuanto a las asanas. El objetivo está en la mejora de la flexibilidad, eliminación de toxinas, y salud física y mental.

Existen muchos más estilos o disciplinas dentro del yoga, sin embargo, podemos decir que estos tipos son los más utilizados por la mayoría, y que podemos encontrar con más facilidad, así como animarnos a probarlo.

Vídeos destacados del día

En cada uno de los diferentes tipos, podemos conseguir: fortalecer los músculos, ganar flexibilidad, salud física y mental, y disminuir el estrés.