La realidad es que se presenta una razón nueva para que nos relajemos y llevemos una vida que sea más saludable, es que si no comienzas a relajarte el estrés terminará por hacerle esto a tus dientes, descubre más en esta nota. Y sí, el estrés nos trae más problemas de los que imaginábamos, aunque seguramente ya sabias que afecta el cabello, la piel, el apetito y la salud general, pero no es eso todo, además daña a nuestros dientes, y no te estoy hablando solo del bruxismo, que es una de las consecuencias en la salud de los dientes.

Aprende aquí y ahora los problemas que puedes padecer y las causas; se sabe que muchas mujeres padecen el estrés por el mismo estilo acelerado que se lleva en la vida, y esto hace que no solo se daña la salud en general además se terminan dañando la salud bucal, te comento que el estrés produce inflamación de encías y caries, y la misma hinchazón provoca sangrado e infección, la infección además se puede deber a que se use un cepillo de dientes que sea muy duro, o también que se presione de más la encía, pero cuando el sangrado se prolonga puedes entonces presentar una afección.

Ante cualquier duda, es aconsejable que te dirijas a tu dentista; pero ¿por qué es que sucede? Cuando las personas nos encontramos estresadas el cuerpo se afecta así como el humor, y ante esta situación se produce mucha cantidad de cortisol, inflamando así las encías, no solo esto, cuando nos encontramos ansiosos o nerviosos la alimentación se ve modificada, por lo que se suele caer en hábitos que no son saludables, como fumar, beber o consumir dulces, y por consecuente, el PH de nuestra saliva se hace más acido, degradando el esmalte dental y llevando a que se generen caries.

Ahora que ya sabes las consecuencias que acarrea el estrés en la salud dental es hora de que comiences a relajarte y ocuparte de tu boca, así mismo, te recomiendo que le hagas una visita al odontólogo cada seis meses, nuestra salud dental también es parte de nuestra salud general.

Vídeos destacados del día

Cuídate a ti y a tu salud. #Globalización #Calidad de vida #Mujer