El pasado fin de semana se celebró en Madrid una feria gastrovegana. Un evento más que se suma al calendario de las actividades de quienes están en contra del maltrato animal y su explotación. Hace apenas unas semanas, el recinto ferial de la Casa de Campo, abría sus puertas a más de 9 mil personas interesadas en esta clase de alimentación con la Madrid Gluten Free. Y es que, aunque la comida sin gluten y la preveniente de animales, claramente no son lo mismo, muchos entusiastas de la comida sana unen ambas dietas en su alimentación.

En esta oportunidad, el patio de la Casa Encendida, ubicó a 15 puestos de alimentación vegana, que ofrecieron degustaciones e información a todos los visitantes.

Además, hubo especialistas que mostraron sus recetas a los espectadores y un puesto de información donde asesorarse y despejar dudas.

Sin embargo, la mayor parte de la población mundial, desconoce el origen de la comida que consume. Existen alrededor de 600 mil millones de personas vegetarianas en el mundo y más de 400 millones de veganos. La cifra ha ido en aumento acelerado los últimos años. En Alemania, por tomar un ejemplo de crecimiento, se estima que cada año, un 10 % de la población se convierte al vegetarianismo. La India es el país número uno en el mundo en ostentar esta dieta dentro de sus pobladores. Cerca del 40 % de sus habitantes no comen carne. Mientras que, en China, solo lo hace el 5 % de su población.

Los jóvenes, mayores de 25 años, independientes y urbanitas, son quienes más rápido se vuelcan a este tipo de alimentación.

Vídeos destacados del día

Según un estudio de la Unión Vegetariana Europea, Italia es el país del continente que más adherentes tiene a este tipo de dietas con el 10 %.  La misma entidad sostiene que en España alrededor de 2 millones de personas son vegetarianas, lo que significaría un 5 % de su población.

Consumer Perspectives and Trends in Sustainability del Natural Market Institute (NMI) ha publicado recientemente un artículo en el que asegura que es un buen momento para iniciarse, tanto en la alimentación como en la producción ecológica. Básicamente, sostiene sus declaraciones argumentando que, al alejarse la crisis económica, es más fácil acceder a estos productos de origen sostenible. Y así, como la oferta y la demanda se satisfacen, los mismo ocurre con aquellos emprendedores que optan por este tipo de empresas.

¿Por qué son más caros estos #Alimentos? Probablemente sea una de las quejas más habituales entre los consumidores veganos y vegetarianos, fundamentalmente porque su proceso productivo requiere mayor tratamiento.

Lo contradictorio de este modelo es que, pese a que su implementación llevaría a una economía más sostenible y humana, aún adquirir esta clase de alimentos presupone un coste mayor.

Para muchos, el veganismo, es una ayuda significativa para frenar el deterioro del medioambiente, además de una filosofía de vida que incluye desterrar todos aquellos productos provenientes de animales. Sin ir más lejos, desde el portal economía vegetariana, anuncian que la mitad del agua consumida en el planeta está destinada a la ganadería, sin contar los cerca de 300 mil kilómetros cuadrados que se destruyen anualmente para el pastoreo de los animales. #Calidad de vida