Vivimos sin tiempo, estresados de un lado a otro. Perdemos la noción del disfrute de las cosas, se nos escapan detalles a los que no damos importancia y luego lo pagamos a un precio muy alto. Nuestra salud mental y corporal, son los pilares que nos sostienen a diario y casi siempre, lo olvidamos.

Nervios, falta o exceso de hambre, cambios de peso muy continuos, una verdadera montaña rusa. 

No hay que echarle la culpa a cualquier cosa o decir aquello de: "estoy pasando por una mala época". Esa frase puede ser cierta, pero también has adoptado y adaptado a tu vida, unos malos hábitos que afectan directamente a tu metabolismo. 

El metabolismo humano tiene una gran capacidad de recuperación si somos capaces de cambiar estos malos hábitos.

Si no es así, esta mala alimentación, nos puede acarrear, graves problemas de salud.

Para no llegar a este fatal final, y poder cambiar hábitos para sentirnos enérgicos y saludable, te voy a dar 4 pautas que sin duda, te van a ir de fábula para conseguir estar sano, feliz y de buen humor.

Vida sedentaria. Es la mejor aliada para la creación de grasas, ¡deshazte de esa mala compañera!. Para acabar con la vida sedentaria, piensa que hacer ejercicio acelera tu metabolismo y lo mantiene. Ir a andar o a correr por la mañana durante media o una hora, ayuda a quemar calorías. Pero no vale ir un día, el ejercicio ha de ser constante, 3 veces por semana puede ser un buen nº de veces para empezar. La gente que hace ejercicio, puede comer algo más de alimento que una persona sedentaria, y no ganar peso.

Vídeos destacados del día

Dormir mal. Nuestro cuerpo necesita dormir de 7 a 8 horas  para que funcione correctamente. Desvelarse enumeradas veces durante las horas de sueño, puede descontrolar tu metabolismo y hacer que tengas un aumento de peso sin aparente razón. La falta de sueño aumenta la resistencia a la insulina y esto es un factor de riesgo de padecer diabetes.

Desorden en horarios de comida. Comer deprisa, pasar voluntariamente hambre o no tener horarios para comer, puede traer trastornos metabólicos, cardiovasculares y aumento de peso. Un estudio de la Universidad Vanderbilt en Tennessee, así lo asegura. 

 

Automedicarse. Un estudio de la Confederación Nacional de Pediatría asegura que, el 88% de la población en México recurre a la automedicación. Esta conducta ha provocado problemas severos en la salud de miles de personas. El consumo abusivo de diuréticos, de laxantes, de medicamentos quema grasas, que pueden derivar a un deterioro metabólico y provocar efectos secundarios como: dolor de cabeza, nerviosismo crónico,diarrea, trastornos respiratorios y sobrepeso. El nerviosismo o estrés generan una hormona producida por el sistema suprarrenal y vinculada al control del peso, llamada cortisol.

Está comprobado científicamente que existe un vínculo directo entre el nivel de estrés psicológico y el funcionamiento del sistema suprarrenal. Un estado de permanente ansiedad puede llevar a la persona, a tener un derrame cerebral.

Para estar a gusto con nosotros mismos es importante tener hábitos saludables. Hay que huir de los hábitos que atraigan a la alteración de nuestro organismo y metabolismo. 4 pautas para empezar a sentirte mejor no son muchas ¿no?