Fumar puede dejarte ciego. Parece una frase de antaño, pero es real. Si preguntas a cualquiera por las graves consecuencias que produce en nuestro organismo la adicción de fumar, todos responderán las relacionadas con las afecciones pulmonares y respiratorias e, incluso, el riesgo de padecer cáncer. Lo que ya no son tan conocidas son las que repercuten en nuestra salud ocular.

Cuando fumas e inhalas el humo del tabaco, las sustancias tóxicas pasan a través de los pulmones al sistema sanguíneo que las reparte por todo el cuerpo, incluido los ojos. Además, el humo sobre el cristalino provoca, no sólo el antiestético color amarillo de los fumadores, si no que favorece a que el cristalino no pueda mantener su transparencia e incremente las posibilidades de desarrollar las cataratas.

Así pues, las dos principales enfermedades oculares demostradas son las cataratas y la degeneración macular, pasando por la tensión ocular, sequedad, etc.

Cataratas

Con las cataratas, el cristalino se vuelve opaco, impide pasar la luz y por tanto la visión. Según los estudios, el tabaquismo agrava este proceso entre un 40 y un 60%. Las toxinas liberadas en el torrente sanguíneo, tras la inhalación del humo, hacen que disminuyan los nutrientes y antioxidantes responsables de mantenerlo transparente. Al que se suma, la irritación directa de los ojos.

Degeneración macular

Es la primera causa de ceguera en los países desarrollados entre los mayores de 60 años, sólo superado por la diabetes. Esta patología degenerativa provoca la pérdida de la visión central, obligando a los afectados a forzar la visión periférica, llegando a causar ceguera.

Vídeos destacados del día

Al contrario que en las cataratas no se puede operar, sólo ralentizar su evolución mediante fármacos. El tabaco es el “único factor de riesgo modificable “ demostrable, según Dr. David Diamint (de la publicación argentina Rumbos), en la degeneración macular. Fumar duplica el riesgo de contraer esta enfermedad y, a su vez, el riesgo es directamente proporcional a la cantidad de cigarrillos consumidos.

Ser conocedores de los peligros que conlleva el fumar

A partir del 20 de mayo, para concienciar aún más a los consumidores, las cajetillas tendrán que cumplir con el nuevo empaquetado acorde con la normativa europea en las que las imágenes impactantes pasan a duplicar su presencia en el envase (del 30% actual, al 65%). Cada año, tendrán que comercializarse con diferentes imágenes. A partir de ahora, deberían incluir aquellas que ilustren las afecciones oculares, igualmente graves, pero desconocidas por el la mayoría del público. #Cáncer #Investigación científica #Calidad de vida