Si ya intentaste todo para dejar de fumar, de verdad, pero nada te dio resultado, debes saber que la ciencia afirma que el uso de la red social Twitter es de gran apoyo y una solución a este problema, y puede llegar a ser doblemente eficaz en comparación con los métodos conocidos, para llegar a esta conclusión se hicieron exámenes sobre la interacción entre personas fumadoras a través de medios sociales, y su efecto en quienes intentan dejar el cigarrillo o evitar recaer.

Fueron cien los días que los científicos examinaron esta conducta con ciento sesenta participantes fumadores, y se los dividió en cuatro grupos, a todos se les dio parches de nicotina, en un término de cincuenta y seis días con el propósito de ayudar a cumplir el fin que buscaban; a veinte de estos participantes se les mandaba mensajes a sus correspondientes Twitter, éstos animaban a estas personas a interactuar con demás participantes, además se les pidió que escribiesen por iniciativa al menos una vez por día.

Los resultados demostraron que el cuarenta por ciento de los participantes que usaron la intervención de la red social lograron dejar el cigarrillo, y no tuvieron recaídas, esto les llevo unos sesenta días, mientras que los participantes que utilizaron los métodos usuales solo lo consiguieron en un veinte por ciento; entonces basándose en esto fue que se asegura que las redes como el Twitter son valiosas herramientas de apoyo para ayudar a dejar el cigarrillo, así mismo se puede decir que son de muy buena utilidad como intervención de manera eficaz, no solo con este habito, también podría serlo con otras adicciones o comportamientos.

La herramienta Twitter termina por crear un ambiente benéfico para ayudar a personas fumadoras, así que a pesar de que todavía no se encuentre activo aún este programa para todos, puedes hacer una red de apoyo tu mismo en esta red social, que debe ser con el propósito de dejar el cigarrillo, no perderás nada con probarlo, inténtalo, veras que te resultará mucho más fácil.

Vídeos destacados del día

  #Globalización #Enfermedades #Calidad de vida