No precisas gastar mucho dinero en exfoliantes, ya que éstos son costosos y se terminan muy rápido, lo mejor será que pruebes alguna de estas dos alternativas que te comentaré a continuación, y después puedes decirme como te funciono, pero cual escoger, ambas son geniales, te puedo decir que con las dos utilizaras ingredientes que encontraras en tu mismo hogar.

La primera opción, es un exfoliante de avena, los componentes de éste son perfecto para la piel, y también para el corazón, es un elemento natural, antiinflamatorio, humectante y económico, es muy suave, no dañara ni la piel más sensible, solo se precisara una taza de avena, una de yogurt natural y dos cucharadas de miel, la preparación es muy sencilla, debes moler la avena procesándola o licuándola, hasta que ésta quede muy fina, y le incorporas yogurt, lo mezclas y luego agregas miel.

Como resultado obtendrás una pasta suave que deberás aplicarla y dejarla actuar por unos 15 minutos, cuando trascurre el tiempo enjuaga con bastante agua tibia, seca la zona suavemente y luego podrás utilizar alguna crema, tu piel quedará sana, suave y como nunca antes; la otra opción es un exfoliante de café, éste componente es empleado en la belleza, como exfoliador y tonificante, algo que no abrías imaginado, así que por qué no empiezas a probarlo.

Para realizarlo utilizaras dos tazas de café molido, una de sal marina y tres cucharas de aceite, mejor si es para masajes, tienes que mezclar todo y listo, así de fácil, y ya está listo para utilizar, date una ducha lo bastante caliente y cuando te encuentre lo suficientemente húmeda coloca este exfoliante con movimientos muy firmes y con una presión que sea uniforme, después enjuágate con suficiente agua y seca con suavidad, termina con una crema que sea hidratante, y no creerás los resultados.

Vídeos destacados del día

Puedes usar cualquiera de estos exfoliantes, y debes hacerlo una vez por semana, y obtendrás una piel mucho más suave, tal así que parecerá la piel de un bebe, te encantara, ¿Qué esperas para ponerlo en práctica? #Globalización #Calidad de vida #Mujer