El mundo digital invade nuestras vidas. Están por todas partes, en cualquier situación o circunstancia, siempre tenemos cerca alguna pantalla electrónica. Dedicamos horas a leer por medio de smartphones, ordenadores, tabletas, lectores de ebooks, etc. Nuestros hábitos han ido sufriendo una paulatina transformación, y ello, en consecuencia, ha ido calando en nuestra salud visual. Cada vez son más personas las que sufren los síntomas propios de largas sesiones de lectura continuada de toda clase de dispositivos electrónicos. Y el problema se agrava: no sólo es en el terreno laboral. Cuando llegamos a casa, o en nuestros ratos de ocio, no desconectamos.

Seguimos leyendo en digital.

La salud visual es una de la que más daños ha sufrido en estos últimos años. Y los expertos aconsejan seguir unas pautas adecuadas, para minimizar en lo posible, los efectos nocivos para nuestros ojos. Porque una cosa está clara: leer un libro o cualquier soporte en papel, cansa mucho menos la vista que hacerlo por medio de una pantalla. Varios son los factores que inciden en ello, y por ello es aconsejable saber cómo podemos leer en digital de forma sana. Ante todo, hay que indicar que el uso que le demos al dispositivo es determinante: "Un libro electrónico mal utilizado puede ser más perjudicial para la vista que un 'smartphone' o una 'tablet'", advierte el director médico Javier Hurtado. Recomienda que tengamos en cuenta:

1. Tamaño de la pantalla.

Vídeos destacados del día

A mayor amplitud de la pantalla, mayor comodidad, ya que el número de movimientos oculares que realizan nuestros ojos, se reduce, permitiendo una mayor relajación al leer.

2. Posición. Los saltos de línea provocan cansancio. De ahí que lograr un enfoque lo más contínuo posible, facilita una experiencia lectora más agradable. Por ello, situar en terminal en horizontal es lo más aconsejable.

3. Brillo. Muy importante, y generalmente se pasa por alto. Las pantallas de retroiluminación LCD está demostrado que provocan sequedad ocular y fatiga cuando se está leyendo en sesiones prolongadas. Hay que ajustar muy bien el brillo adecuado de nuestra pantalla, que por defecto viene en valores de fábrica muy altos, y absolutamente desaconsejables. Una franja adecuada es entre un 30% y un 50% de la intensidad máxima.

4. Distancia. Sea el tipo que sea de dispositivo, siempre debemos situarnos a una distancia mínima de 30 centímetros de los ojos, posicionando ésta debajo de la mirada. De este modo simultáneamente cuidaremos tanto nuestros ojos como postura corporal.

5. Fuente. Una de las cosas que no podemos hacer al leer en soporte papel, es ajustar efectivamente el tipo de fuente impresa. A este respecto, la lectura digital si nos brinda esta posibilidad, y por ello conviene que ajustemos el tamaño de la letra que nos sea más cómoda, según sea nuestras condiciones de visión, siempre a esa distancia mínima recomendada.

Por último destacar un consejo general: realizar descansos cada 20 minutos. Para relajar los músculos oculares, conviene que tratemos de enfocar un objeto situado a unos 6 metros durante intervalos de 20 segundos. Esto actuará como un masaje visual y proporcionará alivio a nuestra vista. Finalmente, en casos de sequedad ocular, conviene recurrir a "lágrimas artificiales" para mantener el grado de humedad correcto y evitar la irritación por el parpadeo inadecuado. #Smarthphone #Calidad de vida