En España hay cerca de 6 millones de alérgicos y cada año se registran nuevos casos de personas que sufren esta patología. Es,sobre todo, en primavera cuando empiezan a notarse sus síntomas que van desde mucosidad constante, tos recurrente, estornudos, cansancio, urticaria, picor en ojos, nariz y garganta, etc... Por eso, llegadas estas fechas y para que la alergia no nos pille desprevenidos, lo mejor es empezar a cuidarse por dentro consumiendo aquellos Alimentos especialmente recomendados para combatirla así como seguir una serie de consejos a modo de prevención.

Un remedio eficaz para cada molestia

Para despejar las vías respiratorias y evitar la congestión nasal, resulta de gran utilidad hacer vahos o poner en la habitación un recipiente de agua caliente con unas gotas de aceite esencial de sándalo, espliego o eucalipto.

Lo más recomendable cuando la alergia va acompañada de conjuntivitis o dolor de oídos es tomar infusión de eufrasia. En el caso de que se detecte dificultad para respirar se debe recurrir a infusiones de plantas que favorezcan el sistema respiratorio como el té verde, la ortiga o la manzanilla.

Por otro lado, el enrojecimiento cutáneo que puede provocar una reacción alérgica es posible aliviarlo gracias a la aplicación de una loción de hamamelis o lavando la zona afectada con una infusión fría de menta o manzanilla.

Alimentos que no deben faltar en la despensa

A la hora de preparar la lista de la compra, los alérgicos no deben olvidarse de anotar estos productos e incluirlos en su dieta:

  • Ajo, cebolla y puerro: ayudan a frenar la liberación de histamina, sustancia responsable de las reacciones alérgicas.
  • Probióticos: el yogur y la leche fermentada son una fuente de bacterias vivas que contribuyen a contrarrestar los efectos de los agentes implicados en las alergias respiratorias.
  • Pescado azul: su alto contenido en Omega3 favorece la desinflamación de las vías respiratorias y alivia las molestias oculares.

Pequeños gestos que mejorarán tu día a día

En casa, ventila la casa al atardecer ya que es el momento del día en el que los niveles de polinización son más bajos, bastará con airear todas las estancias durante cinco minutos.

Vídeos destacados del día

Por la misma razón, elige tender la ropa dentro de casa y no en el exterior para evitar exponer la ropa al polen.

Del igual modo, cuando se viaje en coche, es preferible mantener las ventanillas cerradas y contemplar la posibilidad de colocar un filtro para pólenes en el sistema de aire acondicionado.

A la hora de salir a la calle, hay que proteger siempre los ojos con unas gafas de sol, extremando las precauciones en días de viento, soleados y secos ya que existe mayor concentración de polen en el aire.

Adoptar ciertas medidas en nuestra rutina diaria puede arrojar grandes resultados. ¡Empieza a practicarlas y olvídate de la alergia esta primavera!