La guanábana, también conocida como graviola o chirimoya brasileña, es un producto típico de América del Sur, más en concreto de regiones tropicales.

Está considerada como un potente anticancerígeno natural debido a su concentración de acetogeninas, que atacarían de una forma efectiva las células tumorales sin dañar las células sanas.

Ha sido probada en más de 20 ensayos clínicos desde los años 70 en adelante, dejando los siguientes resultados: Protege su sistema inmunológico evitando infecciones mortales, aumenta su energía y sus posibilidades de sobrevivir a la enfermedad y no causa efectos secundarios como podría suceder con la adriamicina (fármaco usado tradicionalmente en quimioterapia).

Efectivo en 12 tipos de #Cáncer como por ejemplo en los de colon, mama, próstata, pulmón y próstata.

Es 10.000 veces más efectivo que los tratamientos tradicionales empleados en quimioterapia y radioterapia.

Aparte de sus propiedades anticancerígenas, está comprobado que es un potente antimicrobiano eficaz contra los hongos, parásitos internos, rebaja la presión arterial y es utilizada en trastornos tales como el estrés, la depresión  y el nerviosismo.

Pero, ¿Por qué no sabemos nada acerca de los efectos beneficiosos que nos podría aportar este fruto en el tratamiento frente al cáncer?

Una empresa farmacéutica, después de 7 años de investigaciones, comprobó que no podría reproducir copias artificiales de los agentes de este producto, con lo cual, no podrían patentarlo para poder obtener así las ganancias previstas por dicha empresa.

Vídeos destacados del día

Esto originó que toda investigación quedara parada en seco y lo que es peor aún, no se publicaron los resultados de las investigaciones hasta años más tarde.

¿Cómo consumirla? Y ¿Dónde puedo encontrarla?

La hoja de este árbol, se emplea para realizar tés. Hervir agua, echar las hojas y dejar reposar durante 3-4 minutos. Una vez pasado este tiempo, retirar las hojas y añadir un poquito de miel para endulzarlo. El fruto también se puede comer.

Podrá encontrarlo en cualquier herbolario, frutería o tienda de comestibles. Si desea encargarlo por internet, asegúrese antes de la fiabilidad de la empresa.

Previo consumo, es muy recomendable consultar con su médico de cabecera, profesionales de la salud o cualquier facultativo.