Estudios científicos resaltan la necesidad de dormir un mínimo de 6-8 horas diarias, obteniendo los siguientes beneficios para nuestra salud tanto a nivel cardiovascular, como mental pasando por un control de nuestro peso. 

El cerebro emplea las horas de sueño para fortalecer la memoria e incluso para practicar las habilidades previamente aprendidas en un proceso que se conoce con el nombre de consolidación.

El cuerpo produce moléculas de proteínas que te ayudarán a fortalecer tu sistema inmunológico combatiendo así posibles infecciones. Entre 20 y 45 minutos de siesta, rebajan notablemente la presión arterial. Otros de los beneficios notables de la siesta sería la reducción de la fatiga, liberación de tensiones, mejora del ánimo, aumento del rendimiento y aumento de la capacidad de concentración.

El descanso nocturno afecta notablemente al IMC (Índice de masa corporal). El estudio reveló que dormir más de la cuenta puede aumentar el imc en un 0,2 mientras que dormir menos de lo necesario podría hacer que este índice se disparase hasta en 1,4 más.

Las horas de sueño recomendadas varían según la edad del individuo siendo los recién nacidos los que más horas de sueño deberían acumular con un total de 14-17 horas diarias mientras que los adultos mayores de 65 años los que menos con 7-8 horas. Bebés de entre 4 y 11 meses, se estipula que deberían dormir entre 12 y 15 horas diarias. Niños de entre 1 y 2 años 11-14 horas, en edad preescolar (3-5 años) entre 9 y 11 horas. Edad escolar (6-13 años) entre 9-11 horas. Adolescentes entre 14 y 17 años de 8 a 10 horas diarias. Jóvenes de entre 18 y 25 años de 7 a 9 horas y adultos de entre 26 y 64 de 7 a 9 horas.

Vídeos destacados del día

Los horarios más beneficiosos para descansar las 8 horas correspondientes se comprenden entre las 22:00 pm y las 6:00 am puesto que en las dos horas previas a la media noche es cuando el cuerpo descansa más.

Dormir poco conlleva una serie de riesgos para su salud y su mente que a continuación comento. Durmiendo menos de 6 horas tendremos más apetito y lo que conlleva a un aumento de peso. Tendremos más posibilidades de sufrir accidentes, poca accesibilidad debido al irritamiento, mayor probabilidad de sufrir resfriados, perdemos tejido cerebral, mayor probabilidad de emocionarse, estarás menos concentrado y tendrás mayores problemas de memoria, el riesgo de muerte aumenta notablemente, el volumen de esperma disminuye considerablemente, el riesgo de enfermedades cardiovasculares agranda, el riesgo de diabetes se dispara por el aumento de consumo de bebidas con cafeína del tipo coca-cola, el riesgo de padecer algunos tipos de Cáncer (colon o mama) también es notablemente superior y por último, el riesgo de infarto se multiplica por 4.

Recuerde esto si su horario es totalmente contrario a lo recomendado y en unos días notará los beneficios que el dormir a determinadas horas le puede llegar a producir.