Hay distintos #Alimentos sujetos a controversia en relación a la periodicidad o beneficios de su consumo, de hecho, uno de estos es el huevo. Distintos nutricionistas han contribuido a generar ciertos mitos a cerca de este que se han ido extendiendo progresivamente y no parecen necesariamente verdaderos. Emma Morano es la prueba viviente de que estos, lejos de ser perjudiciales, mejoran la salud. A sus 116 años, esta mujer italiana afirma comer tres huevos diarios desde su juventud, cuando se los recomendaron para combatir la anemia. Según una serie de estudios realizados por la revista Sportlife son diez las falsas afirmaciones que rodean a este producto aparentemente prohibido.

1 Hay que evitar comer huevos todos los días

No parece presentar ningún inconveniente la consumición de productos grasos, sin embargo, hablando del huevo la cosa cambia ya que siempre se ha dicho que no es recomendable abusar de él. Su consumo se relaciona con un aumento de enfermedades cardiovasculares. No obstante la Fundación Española del Corazón se basa en varias investigaciones para afirmar que el comerlos puede resultar muy saludable, sobre todo para los deportistas.

2 Un huevo tiene mucho colesterol

Este alimento contiene un alto porcentaje de grasa, de ahí nace la creencia que lo vincula con el colesterol, sin embargo, conviene saber que solo una mínima parte del susodicho pasa directamente a la sangre de la persona, por ello no es preocupante tomarlos en cualquier momento.

Vídeos destacados del día

De hecho, cuando su calidad es óptima contienen Omega 3 que incluso ayuda a reducir el llamado “colesterol malo”. Generan una mayor cantidad de problemas las grasas saturadas y si alguien quiere cuidarse son esas las que debe evitar. Si no se quiere prescindir del huevo diario, convendría eliminar carnes o lácteos.

3 Su poder nutritivo es escaso

Al contrario de lo que suele decirse, es uno de los alimentos más completos que ofrece la naturaleza. Su alto contenido vitamínico (B12, B8 y D) lo hace muy saludable. Además aporta los distintos minerales que el cuerpo humano demanda constantemente, (selenio, hierro) Igualmente beneficia a la vista o incluso el cerebro, siendo así muy recomendable para los ancianos o los vegetarianos.

4 Fritos engordan

Es innegable que el huevo frito aporta unas cuantas calorías más que el cocido o crudo. Pero no engorda tanto como la gente cree. Si se escurre correctamente, contendrá solo 35 calorías sobrantes. Dato importante es freírlos con aceite de oliva, porque de este modo son más nutritivos, pero cuidado, este debe ser nuevo y de la mejor calidad, con poca acidez.

Nunca pasarnos poniendo demasiado en la sartén.

5 Es recomendable quitar la yema

La yema es conocida como la gran villana en el mundo de los huevos. Hace algunos años se llegó a propagar la creencia de que su consumo perjudicaba tanto como el del tabaco, pero la realidad es muy distinta. Comerse la yema reduce en un 25% las posibilidades de sufrir un accidente cerebro vascular. Por otra parte, es rica en colina, nutriente fundamental para el crecimiento del cerebro de un bebe y la formación de uno adulto. Su elevado contenido en luteína reduce la degeneración macular, causante de ceguera en los mayores de 65 años. Por último, favorece el alto rendimiento de los aficionados al ejercicio. #Calidad de vida