Comer sano no tiene por qué estar reñido con comer en casa. Puedes prepararte comidas sanas y diversas para llevar al Trabajo en un tupper, y así comenzar con la operación bikini, no dejar tu dieta apartada entre semana o simplemente comer más sano.

Uno de los consejos para comer comida de tupper y no morir de aburrimiento y monotonía con las comidas o no dejar la “operación tupperweare” a mitad de semana es:

Planear las comidas semanalmente.

Puede parecer una tontería, pero hacerse un planing de comidas funciona. Te ayuda a la hora de hacer la compra para que no te falte de nada en tu despensa o nevera a la hora de ponerte a cocinar.

Cocinar lo más elaborado el fin de semana.

Y es que no es lo mismo prepararse unos filetes de pollo o una ensalada la noche de antes, que llevar en el tupper un buen plato de espaguetis al pesto. Por ello, es recomendable, hacer las comidas más elaboradas el fin de semana e incluso llegar a dejar la pasta hecha para que solo tengas que preparar la pasta por la noche y así este más jugosa y fresca.

Para ello tienes que ser consciente de que Alimentos aguantan más preparados. Si quieres comer un día ensalada con frutos secos, ¿por qué no dejar los frutos secos preparados ese fin de semana? ¿O dejar un ben bol de pasta listo? ¿Sabías que las legumbres te pueden durar días preparadas?

Ser consciente de las cantidades.

No hay nada peor para la previsión que calcular más las cantidades. Por ello te recomendamos pecar de menos antes que de más.

Vídeos destacados del día

Es preferible hacer menos cantidad de comida, ya que así corres menos riesgo de que se estropee. Y si ves que corres el riesgo de que te vas a quedar con hambre siempre puedes añadir una fruta de postre, o añadir un acompañante saludable como una ensalada, un pepino cortado, tomatitos cherry para picotear…

No rompas la cadena del frío.

 Parece un consejo básico, pero no por ello menos importante. No respetar esta regla de oro puede ocasionarte algún mal estar.

Si cocinas algo caliente, no lo metas directamente en el frigorífico, espera antes a que se enfríe a temperatura ambiente.

Otro consejo es tener una bolsa que respete la temperatura de la comida.

Y sobre todo acuérdate de guardarlo en la nevera nada más llegar a la oficina.

Guíate por la estación del año.

 Por todos es sabido que en verano no nos apetecen comidas calientes, las ensaladas con las que triunfan esos días.

Y como no en invierno nos apetece algo para entrar en calor, un buen plato de lentejas es ideal para llevar en un buen tupper en esta época del año.