Psicopedagogía para dejar de fumar es un método innovador basado en mi própia experiencia como fumadora y terapeuta.

Después de publicar las "Las 7 claves para dejar de fumar", me he dado cuenta de que es necesario desarrollar y ampliar algunas ideas y conceptos para que dejar de fumar sea por fin algo natural, fácil y sobre todo definitivo. 

Era la tercera vez que dejaba de fumar y lo hice sin utilizar lo que se da por llamar “fuerza de voluntad”(término que mi cerebro traduce como frustración o como privarme, aunque sea voluntariamente, de algo que yo creía que me producía placer) y digo que no utilicé lo que se llama fuerza de voluntad sobre todo porque carezco de ella y, desde mi experiencia, dejando de fumar de esa manera estás constantemente expuesto a las recaídas, en el momento en que por cualquier causa flaquea la famosa “fuerza”.

Es cierto que hay muchos que lo han dejado de esta manera. ¡Felicidades! A mí no me ha servido y por ello tuve que buscar otros recursos.

Me di cuenta, en los anteriores intentos para dejar el tabaco, que vivía una contradicción: si fumaba no quería hacerlo y me condenaba y si no lo hacia pensaba en que me estaba perdiendo algo y me enfadaba con los que fumaban en mi presencia, me sentía frustrada, hasta que me di cuenta que la lucha conmigo misma era inútil y que la culpa no es lo mismo que la decisión de dejarlo.

Dejar de fumar porque te sientes culpable es seguir una norma, aunque seas tú mismo el que la ha marcado. La propuesta de psicopedagogía para dejar de fumar, es que puedas tomar la decisión de dejar de fumar porque has llegado a la conclusión de que es lo mejor para ti en este momento.

Vídeos destacados del día

También fue definitivo para mí entender que yo no era la adicción y que no luchaba contra mí misma si no contra la adicción. Y empecé el proceso, primero tomando la decisión firme de llegar a no desear el tabaco, de convertirme en una no fumadora. Decía: “lo que yo quiero es que el tabaco me deje a mí”.

Fumar es una contradicción cuando fumas piensas que tienes que dejarlo y cuando no tienes un cigarrillo haces lo que sea por conseguirlo. Cuando no fumas, cuando lo has dejado sin hacer un proceso bien fundamentado y con una decisión bien anclada, en definitiva cuando hay una parte de ti que sigue deseando fumar, expresas tu frustración enfadándote, comiendo o haciéndote un empedernido perseguidor de fumadores.

A todos los que hemos superado la adicción al tabaco nos encanta dar recetas infalibles de cómo lo hemos hecho. No se tú pero yo atesoro una ingente cantidad de consejos y fórmulas para … “dejar de fumar”. Unos me han servido y otros no van conmigo, porque cada uno funcionamos de forma diferente, tenemos recursos diferentes y, sobre,todo, fumamos por razones diferentes.

Por lo tanto cada uno necesitamos formatos diferentes para que abandonar el hábito sea posible y definitivo.

He repartido los diferentes conceptos a exponer en los tres artículos siguiendo un criterio cronológico: los que me parecen más importantes/útiles en cada fase del proceso. Es, no obstante, aconsejable que hagas una primera lectura de todos sin esperar a estar en la fase a la que se refiere cada uno, para tener una idea global y porque con solo leerlos pueden cambiar de forma espontánea las creencias que están dificultando la decisión o te impiden sostenerla en el tiempo. 

  1. Preguntas antes de dejar de fumar

  2. Cómo y cuándo dejar de fumar.

  3. Cómo hacer que dejar de fumar sea definitivo.

Si quieres profundizar o no te gusta mucho leer también puedes conocer este nuevo método asistiendo a talleres teórico/prácticos en Barcelona. Consulta fechas en la agenda de la web: www.inmanzano.net.