¿Por qué ocurre esto? Puede que no sigan las pautas correctas de alimentación o tomen falsas creencias como verdaderas.

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) ha creado una lista con los diez mitos populares más extendidos sobre la alimentación.

  • No desayunar adelgaza

Muchos no desayunan creyendo que adelgazarán más rápido. Este hábito es poco saludable y tiene el efecto contrario. Las personas que prescinden del desayuno tienen más apetito en las horas posteriores, por lo que comerán más y tenderán a ingerir Alimentos más calóricos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Cáncer

Además, el cuerpo genera enzimas que crean un mecanismo de defensa contra el ayuno, de manera que acumula más grasas.

  • Los adultos no necesitan leche

Muchos consideran que una vez terminada la lactancia, el cuerpo ya no necesita las propiedades de la leche.

Afirman que el hombre es el único mamífero que la consume tras la fase de lactancia materna y añaden que posee muchas grasas.

Sin embargo, la leche es un alimento con infinidad de nutrientes para el organismo y siempre puedes apostar por comprarla desnatada.

  • El pan engorda

Este mito tan extendido ha provocado que muchas personas dejen de consumirlo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir entre 220 y 250 gramos de pan diariamente. El pan es imprescindible en una alimentación rica y variada.

  • Tomar zumos “detox” equivale a una comida

Una dieta basada en la ingesta de zumos concentrados de hortalizas y frutas no es saludable, según los especialistas de FIAB.

La ingesta de estos zumos es buena para el organismo, pero no debe ser jamás un sustituto, sino que debe ser un complemento en la alimentación.

Vídeos destacados del día

  • Las dietas hiperproteicas son sanas

Estas dietas se han hecho muy populares y la publicidad asegura la pérdida rápida de peso “sin pasar hambre”. Se centra en la ingesta de proteínas y la eliminación de hidratos de carbono y azúcares, lo cuál causa fatiga, irritabilidad, cansancio físico y mental, aumento del ácido úrico y puede provocar problemas hepáticos.

Perder kilos de cualquier forma no es buena idea y el efecto rebote y los problemas de salud que pueden crear son motivos para no iniciar esta clase de dietas, apuntan los expertos.

  • La “tripa cervecera” existe

Según los especialistas, la famosa “tripa cervecera” no existe, sino que la grasa que se acumula en el abdomen se debe a una dieta poco equilibrada y es el reflejo de una vida sedentaria. Además, está vinculada a la predisposición genética de cada persona.

  • La carne de cerdo es mala para la salud

Hubo un tiempo en el que la carne de cerdo era muy valorada y considerada como pieza fundamental de la dieta mediterránea, pero últimamente se cree que es la responsable del aumento del colesterol entre la población.

Lo cierto es que el cerdo posee proteínas esenciales para nuestro organismo y nutrientes como fósforo, zinc, hierro y vitaminas como B1 y B12, entre otras.

  • El agua con azúcar elimina las agujetas

Un remedio muy popular para acabar con las incómodas agujetas es tomar agua con azúcar. Sin embargo, éste es un mito más. Según la FIAB, las agujetas no son una acumulación de ácido láctico en el músculo, sino pequeñas roturas de éste que posteriormente producen dolor debido a la inflamación.

  • La fruta hay que tomarla antes de las comidas

La fruta proporciona la misma cantidad de calorías si se consume antes o después de la comida. Al tomarla antes de comer, aumenta la sensación de saciedad y comeremos menos.

También se dice que como postre fermenta en el estómago, lo cual no es cierto. Cuando comemos se mezclan los alimentos con los jugos gástricos. La digestión será la misma aunque se consuma antes de comer o después.

  • Dormir poco adelgaza

Algunos piensan que durmiendo pocas horas se pierde más peso. Los expertos de FIAB aclaran que la calidad del sueño determina nuestro comportamiento y regula las hormonas, por lo que dormir poco y/o mal puede influir en que consumamos más cantidad de alimentos y a tener más hambre que si se descansa bien.