Hoy día, cuando algo nos sucede, física o mentalmente, y necesitamos de un remedio para calmar ese mal estar o esa sensación negativa mental, rápidamente encaminamos nuestros pasos hacia la primera farmacia que vemos. Dejamos de lado esa cantidad de remedios caseros que nuestros abuelos utilizaban, argumentando que hemos evolucionado, y realmente, lo que estamos haciendo al medicarnos es involucionar.

No para de demostrarse, que la cantidad de componentes químicos que inundan los medicamentos, son perjudiciales para nuestra salud, y que en contra posición a ello, hay otras formas de ¨medicarse¨ como por ejemplo, podría ser el consumo de tés.

Siempre y cuando sepamos que tomar, y cuando tomarlo, será bastante más efectivo y beneficioso para nuestro organismo que una pastilla.

A continuación, les muestro una gran variedad de tés, y para qué son recomendados:

Té Rojo: Digestivo; Té Verde: Antioxidante y Diurético; Té Limón: Desintoxica el hígado, limpia el páncreas, riñones, vejiga y tracto urinario; Poleo: Indigestiones y problemas de hígado; Hinojo: Perfecto para las colitis y el mal estar estomacal; Pasiflora: Calma esos nervios previos a un examen importe o ayuda a aplacar la ansiedad; Moringa: Actúa como antioxidante y regula los niveles de azúcar; Boldo: Elimina los restos de bilis, limpia el hígado y la sangre; Azahares: Ayuda a conciliar el sueño y calma los dolores pre menstruales; Toronjil: Ayuda al aparato respiratorio; Gobernadora: Elimina los cálculos renales; Palo Azul: Regula el ácido úrico, los dolores articulares y elimina los cálculos renales; Caléndula: Ayuda a cicatrizar heridas, suaviza la piel y regula el ciclo menstrual; Tila: Calma el sistema nervioso; Hoja Sen: Laxante perfecto para combatir el estreñimiento; 12 Flores: Relajante muscular, ayuda a calmar los nervios y el estrés; Menta: Alivia la ansiedad, refresca el aliento y alivia el dolor estomacal; Valeriana: Calma el estrés y es beneficioso en caso de insomnio y depresión; Hierbabuena: Disminuye los gases y los cólicos; Manzanilla: Es diurética, anti inflamatoria y perfecta para dolores estomacales; Hierba del Sapo: Baja los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico; Cedrón: Buen digestivo y mejor antimicrobiano; Árnica: Analgésico y anti inflamatorio; Gordolobo: Perfecto para combatir la gripe y las inflamaciones de garganta; Té Negro: Antioxidante y reduce los niveles de colesterol; Cola de Caballo: Ayuda ante la retención de líquidos, los cálculos renales y las infecciones de orina; Gastritis: Es un desinflamatorio natural; Eucalipto: Perfecto para la tos, la fiebre y el mal estar estomacal.

Vídeos destacados del día

Estos son solo algunos ejemplos de las ¨medicinas naturales¨ disponibles en cualquier herbolario. El impacto que causan a su organismo en nulo en comparación con los componentes químicos de los medicamentos recetados y adquiridos en su farmacia.

No lo piense más, únase a los remedios caseros. Consuma té, sea saludable y sobre todo, más feliz.