2

La importancia de tener una rutina para el cuidado de nuestra piel es muy importante, de esta manera logramos que luzca siempre perfecta, luminosa y radiante.

Uno de los pasos más importantes, y que muchas personas dejan de lado, es la exfoliación de la piel. Es esencial incluir en nuestra rutina esta acción ya que ayuda a eliminar las impurezas de la piel y a sacar a la luz nuestra belleza natural a la vez que conseguimos un cutis saludable.

Lo mejor de todo, es que no es un proceso que haya que realizar a diario. Es recomendable realizarlo una vez por semana o cada dos semanas, dependiendo del tipo de piel. Además podemos aprovechar este momento semanal para darnos un merecido descanso y cuidarnos un poco.

Podemos comprar exfoliantes en las tiendas o farmacias, pero muchas veces llevan aditivos. Por ello es mejor hacer un buen exfoliante en casa, que no te llevara más de 5 minutos su elaboración.

 Exfoliante de café y yogurt:

Sólo necesitas una taza de café molido, o incluso de los posos de la cafetera te servirán, un yogurt y mezclarlo todo bien. Se recomienda una aplicación de unos 10 minutos y que mientras te lo apliques des un masaje circular para ayudar a exfoliar la piel, pero con cuidado.

Esta sencilla mascarilla es uno de los mejores exfoliantes caseros que puedes hacer. El café con sus propiedades antioxidantes ayuda a prevenir arrugas a la vez que elimina las impurezas de la piel luminosa y sana. Lo mejor de todo es que puedes utilizarlo en todo el cuerpo.

 Exfoliante de azúcar y limón:

Es uno de los más conocidos, ya que ayuda a eliminar impurezas a la vez que elimina las manchas en la piel.

Vídeos destacados del día

Se aconseja su aplicación antes de la noche, ya que la explosión al sol podría arruinar tu piel.

Su preparación es muy sencilla, solo necesitas dos cucharadas de azúcar y medio limón, mezclarlo todo y aplicarlo sobre la piel durante unos 15 minutos.

 Exfoliante de avena y yogurt:

Esta mascarilla exfoliante es el mejor remedio si sufres de acné. Ayuda a limpiar tu piel de manera profunda y a desobstruir los poros.

Para su preparación solo necesitas medio yogurt natural y una cucharada de avena en copos. Se aconseja dejarla actuar durante 15 minutos.