La humanidad lleva más de 100 años buscando la fórmula que de fin a la caída y posterior pérdida del pelo de nuestras cabezas, pero aun a día de hoy no disponemos del producto milagroso que evite que cerca del 40 por ciento de los hombres de Europa, así como los de Estados Unidos estén a la cabeza del ranking en afecciones capilares, en cambio los latinoamericanos están en un 30 por ciento y los asiáticos están en un 20 por ciento.

Las farmacéuticas y empresas del sector corren una carrera loca en busca del tratamiento definitivo, a sabiendas de que el primero en conseguirlo se haría con un mercado multimillonario, lo lamentable de toda esta historia es que se gasten cantidades astronómicas en dichos productos y en cambio se recorten gastos en medicamentos, capaces de paliar las más de 7.000 enfermedades raras que existen en el  mundo sin tratamientos, pero como casi todo en la sociedad actual, siempre se pone por delante aquello que puede enriquecer a unos pocos , ya que la investigación de las #Enfermedades llamadas raras , solo atacan a 1 entre 2.000 y moviendo estos porcentajes nunca serian rentables para las grandes multinacionales farmacéuticas.

Muchos son los productos que se comercializan para la caída y para la regeneración del pelo, pero realmente solo existen dos principios activos que funcionan, el resto de productos que deambulan por el mercado, son pura palabrería sin que se haya probado realmente eficacia alguna. El nombre de estos dos principios activos que si han dado algún resultado son el MINOXIDIL y la FINASTERIDA.

El MINOXIDIL: es una loción que lleva en el mercado ya algunos años, es como una especie de alcohol. El masaje con dicha loción mejora el riego sanguíneo que es lo que alimenta el cabello, peinarse y masajear el cabello con loción a base de MINOXIDIL fortalece el pelo lo vuelve más grueso, aumentando la cantidad de pelo

La FINASTERIDA: fue el primer fármaco que dio resultados para paliar la caída del cabello pero no es la solución definitiva para la alopecia.

Vídeos destacados del día

El fármaco frena la caída del cabello pero eso conlleva el tener que tomarlo prácticamente a diario durante años, y si se deja de consumir después de 3-4 meses desaparecen sus efectos. Si hablamos de sus efectos secundario ya son palabras mayores, puede afectar a la vida sexual, disminuye el deseo sexual, puede producir infertilidad y disfunción eréctil, aunque en un principio los prospectos decían que estas secuelas desaparecían una vez dejado el tratamiento , estudios posteriores han dado como resultado que en algunos casos los efectos son permanentes , además de añadir más efectos secundarios como son la diabetes de tipo 2 , la osteoporosis y en algunos pacientes depresión y ansiedad.

Al final si has perdido parte de tu cabello, no acaba de gustarte el look de  la cabeza rapada  y dispones de una buena economía, lo más aconsejable y sin riesgos de contraindicaciones es el trasplante capilar, que aunque al principio dicha técnica parecía la cabeza de una muñeca, hoy en día han avanzado mucho y tiene un aspecto más natural  y la intervención es menos agresiva

  #Google