Es muy común cometer ciertos errores que acaban dañando el estado de salud de nuestro pelo. Muchas de esas acciones las hacemos inconscientemente o llevados por la moda del momento, pero a la larga nuestro pelo se verá seriamente dañado. Por eso en este artículo os traigo cuatro cosas a evitar si queréis tener un pelo de escándalo.

Protege tu pelo del sol

Las personas tenemos a olvidarnos del pelo cuando vamos a la playa y aunque nos echamos mil cremas para el cuerpo y la cara, dejamos nuestro cabello totalmente desprotegido y expuesto al sol durante horas. Esta exposición prolongada no solo hace que nuestro cuero cabelludo se enrojezca y se vuelva más sensible sino que provoca que la cutícula se debilite y por lo tanto se rompa y se caiga con más facilidad.

Además si llevamos mechas o tintes, la exposición no solo al solo sino también a la sal o al cloro de la piscina, hará que nuestro pelo pierda brillo e incluso pierda su color. Por eso es conveniente usar algún tipo de aceite capilar que lo proteja contra el sol y contra el resto de agente nocivos que podemos encontrar tanto en la playa como en la piscina.

Peinar el pelo en mojado.

Cuando el pelo está demasiado mojado, la cutícula está más débil y el pelo pierde fuerza por lo que es aconsejable no frotarlo ni cepillarlo enérgicamente hasta que no se haya secado más de la mitad del cabello. Si tienes muchos nudos lo mejor que puedes hacer es aplicar un spray desenredante cuando ya tengas el pelo seco y entonces cepillarlo suavemente. Esto evitará que el pelo se rompa y le dará un plus de volumen a la raíz.

Vídeos destacados del día

El agua, mejor templada

Esta regla es más fácil de cumplir en verano que en invierno porque las frías temperaturas nos hacen querer el agua caliente para poder entrar en calor. Sin embargo, el agua a una temperatura demasiado caliente no solo provoca la deshidratación del pelo sino que además lo deja sin brillo y puede provocar que nuestro cabello genere más grasa ya que estímula las glándulas sebáceas. Lo mejor es terminar la ducha poniendo el cabello boca abajo y dándole bien con agua fría.

Cuidado con los peinados tirantes

Aunque hacer un moño o una coleta muy tirante de vez en cuando, no supone gran peligro para el pelo, abusar de ello provoca que los folículos se partan y se dañen lo que en la mayoría de los casos derivará en alopecia.