Es normal deprimirse y tener baja autoestima ante alguna crisis. Cuando se trata de tomar una decisión hay que guiarse por el instinto, pero muchas veces nos podemos equivocar, ya sea al seleccionar una carrera universitaria, una pareja o cualquier cosa que implique escoger y es inevitable no ser pesimista cuando sentirmos que absolutamente todo nos sale mal.

Hay personas que pierden el balance completo de sus vidas por producto del estrés y la tensión que esto produce y es normal sentirnos preocupados al imaginar lo que nos podría suceder  en un futuro. Equivocarnos por primera vez duele todo duele al principio, es como horadarte las orejas; al principio duele, pero el resto de tu vida buscas mil pendientes para lucir y aunque sabías que iba a doler al final te arriesgas y soportas el dolor.

Parte de la vida es eso, soportar. 

¡Basta de llanto!  Todo ocurre por algo, es necesario soltar la tristeza por lo que no pudo ser y tener en cuenta que las historias de personas exitosas están llenas de experiencias que los hicieron sentir fracasados en algún momento; todo lo que hemos experimentado en el pasado siempre nos va a acompañar ya que se ha convertido en la experiencia y podemos verlo como herramientas que tenermos para continuar con mejor actitud en la vida. 

Si estás pasando por alguna situación que te haga sentir así lo primero que debes hacer es centrarte en el ahora y poner los pies en la tierra, aprendiendo a vivir con el presente recordando así que nuestro límite se encuentra en la incapacidad de tomar decisiones en acciones que nos permitan lograr eso que tanto queremos.

Vídeos destacados del día

Recuerda que hay un proverbio que dice "Todos los caminos conducen a Roma", si un camino no te lleva a tu objetivo entonces levántate y toma otro, cuando menos ganas tienes de hacer algo es cuando más tienes que levantarte y hacerlo. La actitud es la gran diferencia entre una persona perdedora y otra ganadora, entonces qué estás esperando? Tu eres el dueño de tu propio destino, levántate y comienza a escribirlo.