Aproximadamente 1 de cada 3 personas del mundo tienen problemas relacionados con el sueño. En ocasiones, estos trastornos se manifiestan en épocas especialmente estresantes para nosotros o vienen acompañando a un suceso traumático, pero esto no siempre es así. Existe también un importante porcentaje de personas con insomnio crónico, que sin razón aparente, les impide conciliar el sueño con normalidad.

Los expertos aconsejan repetidamente dormir las horas suficientes, lo cual dependerá de factores como la edad o los hábitos de vida que llevemos:

¿Qué podemos hacer para dormir mejor?

Existen una serie de pautas o recomendaciones a tener en cuenta para mejorar nuestro descanso, tanto en calidad como en cantidad:

-En primer lugar, establecer rutinas antes de acostarse:

El hecho de marcarse una especie de ritual antes de meternos en la cama será de gran ayuda, ya que con el tiempo condicionaremos a nuestro cerebro a asociar esas acciones con un buen descanso.

Para que nos entendamos, esto provocará que nuestro cuerpo entre en estado de "hibernación" como sucede con los ordenadores en cuanto note que comenzamos la rutina. Ejemplo de esto podría ser bebernos un vaso de leche antes de acostarnos o realizar algún ejercicio de meditación como podría ser la técnica del Minfulness. [VIDEO]

Es muy importante que no realicemos actividad física de intensidad horas antes de acostarnos, puesto que activaría nuestro organismo, y no comer alimentos pesados o que contengan cafeína.

-Segundo, intenta dormir las mismas horas cada noche:

Así, es, no hacer cambios bruscos en los horarios ni en la cantidad de horas de sueño nos facilitará en gran medida adquirir buenos hábitos de descanso. Las horas que necesita cada persona son muy relativas y dependen de múltiples factores.

Vídeos destacados del día

Hay gente que se siente descansado con tan solo 4 horas, mientras que otros necesitan incluso 9, de manera que esto será algo que descubras por tí mismo con el tiempo.

-Por último, haz que tu dormitorio sea un lugar agradable donde dormir:

Esto quiere decir que no usemos el dormitorio como sala de recreativos, ni creemos un ambiente diurno y festivo en él. Tampoco es conveniente que tengamos elementos que asociemos con deporte o distracción como una cinta de correr o el televisor. Intenta también que la luz y la temperatura ambiente sean óptimas para el descanso, al igual que la comodidad del colchón y de la almohada.

Los hábitos de higiene, aunque puedan parecer una nimiedad, serán un factor importante tanto en el descanso que obtengamos como en el tiempo que tardemos en conciliar el sueño. Es recomendable tanto airear el colchón al menos dos veces al año como lavar las sábanas con frecuencia, de modo que la habitación se asocie con un sitio cómodo y agradable en el que estar.

Ya tienes unas pautas para empezar, ahora sólo tienes que llevarlas a cabo y comprobar si tu descanso cambia notablemente a mejor. #Medicina natural #Enfermedades #Calidad de vida