Es una verdura que la podéis encontrar para consumir durante todo el año, pero entre los meses de septiembre y enero es cuando su consumo puede ser mayor, ya que es su temporada.

En general, este vegetal no suele gustar mucho, ya sea por la hinchazón que produce, por su sabor, textura o el fuerte olor que desprende en cocinarla. Los responsables de este característico aroma "no muy agradable" son los compuestos azufrados que contienen: imetilsulfuro y trimetilsulfuro.

La falta de consumo puede ser debido también al desconocimiento de sus propiedades y los beneficios de este vegetal para la salud. La coliflor pertenece a la familia de las crucíferas, una de las propiedades es la baja aportación calórica debido a que su componente principal es el agua, además el contenido en proteínas, hidratos de carbono y grasas también lo es.

Cabe destacar el aporte de fibra que presenta, así como de vitaminas y minerales. Las vitaminas que más destacan son la vitamina C, vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6) y folatos. En cuanto a los minerales que contiene la coliflor resaltar el fósforo y el potasio, y en menor cantidad el calcio, el hierro y el magnesio ...

La familia de las crucíferas tienen compuestos bioactivos llamados fitoquímicos (glucosilatos, isotiocianato e índoles), entre otros, los cuales nos ayudan porque son antioxidantes, estimulan el sistema inmune, tienen propiedades antiinflamatorias, diuréticos, detoxificantes, ayudan a hacer la digestión y a la prevención de cáncer.

Por todas estas razones, deberíamos aumentar el consumo de este vegetal con innovadoras recetas o simplemente añadirlo a las ensaladas y así, poder captar todas estas propiedades beneficiosas que presenta para nuestra salud.

Vídeos destacados del día

Receta: BRÓCOLI CON BECHAMEL Y ALMENDRAS

INGREDIENTES (por ración)

  • 1/4 de brócoli blanco o verde
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de harina
  • 125 cc de leche (medio vaso)
  • aceite para freír 
  • sal
  • una cucharada pequeña de mantequilla
  • queso rallado
  • 20g de almendras laminadas o tostadas

PREPARACIÓN

Cortar el brócoli sin romper sus tallos, hervir con agua salada unos 7-10 minutos. Sacarlo y ponerlo en un bol con agua fría, colar el agua y reservar.

Preparar la pasta para rebozar con el huevo batido, sal, una cucharada de harina y un poco de agua.

Rebozar cada trozo de brócoli uno por uno y freír con aceite de oliva, reservar sobre papel de cocina.

Preparar una bechamel fina: poner en un cazo al fuego la mantequilla, una pizca de sal, 1 cucharada de harina e ir añadiendo leche, poco a poco, sin dejar de remover con un batidor para que no haga grumos. En cuanto empiece a hervir retirar del fuego.

Poner las almendras en una sartén al fuego y remover hasta tostarlas. Colocar el brócoli en una bandeja de horno, añadir las almendras tostadas, por encima la bechamel y poner el queso. Gratinar en el horno hasta el momento de servir.

¿Qué os ha parecido?