La cúrcuma, conocida como condimento esencial emparejado con cardamomo para preparar el curry, es también uno de los ingredientes fundamentales de la famosa leche de oro o Golden Milk, un antiguo remedio utilizado para varias enfermedades, especialmente de origen inflamatorio.

La cúrcuma en la medicina tradicional es bien conocida por su acción antiinflamatoria y antioxidante, beneficios que se han mejorado gracias a la combinación con la leche y el aceite de almendras que se usan en la preparación de la leche de oro, una bebida creada según la tradición, por un maestro de yoga que aconsejaba a sus estudiantes para promover la elasticidad y flexibilidad de los músculos y las articulaciones.

La leche de oro a la cúrcuma, dependiendo del trastorno para el que se consume, representa un recurso de emergencia o una cura real que requiere períodos un poco largos para comenzar a notar las primeras mejoras (por ejemplo, en caso de dolor muscular) por lo que se debe beber con regularidad durante al menos 30-40 días una vez al día.

Si las propiedades anti-inflamatorias son las principales que se le reconocen a la cúrcuma, la leche de oro preparado con esta especia de color amarillo dorado, también llamada azafrán de la India, resulta ser beneficiosa para aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones y los músculos. En particular, la leche de oro promueve la lubricación de las articulaciones y la columna vertebral por lo que se recomienda a los deportistas y personas que practican yoga.

Vídeos destacados del día

La leche de oro sirve incluso en caso de problemas en el sistema digestivo como úlceras, inflamación (gastritis).

En la medicina tradicional de la India también se utiliza como "aspirina natural" en caso de dolor de cabeza y muchas de las mujeres se benefician de esta bebida dorada para calmar los dolores menstruales que tiene acción antiespasmódica.

La cúrcuma es rica en sustancias que pueden estimular el sistema inmune que resulta beneficiosa en casos de resfriados, dolores de garganta y tos. Eso de debe a su acción antibacteriana y antiviral.

Además, tiene buenas propiedades digestivas y actúa principalmente en beneficio del hígado ya que regula la producción de la bilis; facilitar la digestión y ayuda a prevenir la aparición de ciertos trastornos del sistema digestivo como colitis, diarrea o estreñimiento.

Tomar un vaso de leche de cúrcuma al día ayuda a regular el metabolismo, muy útil para mantener el peso y mientras se siguen dietas más estrictas.

Algunas investigaciones también han evaluado el efecto de la cúrcuma en los niveles de colesterol "malo" LDL , y aunque faltan datos más evidentes sí existe una relación con beber la leche y la reducción de este colesterol.

Se recomienda que en este caso se prepare la leche con agua o leches vegetales y cúrcuma. 

Cómo preparar la leche de oro

Ingredientes

  • Pasta de cúrcuma,
  • Leche (mejor si es vegetal),
  • Aceite de almendras
  • Miel (para endulzar), si se quiere.

En primer lugar debemos preparar la pasta de la cúrcuma por ebullición en un cazo medi. Pondremos 1 taza de agua con 1/4 de cúrcuma en polvo. El compuesto se debe mezclar continuamente por no crear grumos. Debe quedar cremosa pero no demasiado densa. La pasta se puede guardar en la nevera en un recipiente hermético incluso durante un mes. Se calienta la leche, se saca del fuego y luego se añade 1 cucharadita de aceite de almendras y miel. Se toma antes de desayunar o antes de ir a la cama. #Medicina natural #Alimentos #Calidad de vida