Este  es uno de los más antiguos que existen. Es originario de la India pero gracias a sus propiedades e indiscutible sabor ha dado la vuelta al mundo. Quizás llama la atención su larga lista de ingredientes, pero en realidad sólo se necesitan 10 minutos para prepararlo y estoy segura de que no será la única vez que os animéis a hacerlo. 

Tanto si quieres una opción saludable para el desayuno como si tienes una visita a media tarde y deseas sorprender a tu invitado, esta mezcla especiada con toque dulce y a la vez un poco picante seguro que será un triunfo. 

Yo he elegido una opción sin teína y con una acción más digestiva y bajo contenido en lactosa, ideal e incluso se lo podemos ofrecer a los más pequeños de la casa. Vamos pues a disfrutar de nuestro ...  

Ingredientes del Te Chai

  • 1200 ml de leche de cabra
  • 300 ml de agua
  • 2 trozos de jengibre fresco
  • 1 tira de piel de mandarina
  • 2 dientes de cardamomo
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 clavo de olor
  • 1 rama de canela de Ceilán
  • 1 estrella de anís
  • 3 bolas de pimienta blanca
  • 1 pizca de raíz de regaliz
  • 5 semillas de hinojo
  • 1 cucharada sopera de té bancha de 3 años
  • 1 cucharadita de postre de hojas de estevia 

Preparación 

Añadimos todas las especias en el agua de la siguiente manera: Pelamos el jengibre y cortamos dos rodajas bien finas.

Aplastamos los granos de cardamomo para que se abran y salgan las semillas dentro. Desmenuzamos ligeramente la rama de canela. Cortamos la piel de una mandarina sin llegar a la parte blanca, ya que resulta de sabor amargo. No hay que aprovechar la mandarina entera, con media tendremos suficiente. Abrimos la vaina de vainilla longitudinalmente y le sacamos los gránulos dentro para avocar dentro del agua.Todo ello con el clavo, el anís, la pimienta, el regaliz y el hinojo lo hacemos hervir sin tapar durante 10 minutos aproximadamente.

Seguidamente añadimos el  y la estevia y hervimos muy suave 5 minutos más. Calentamos el vaso de leche en un cazo. Colamos las hierbas y especias de la mezcla anterior y añadimos la leche cuando esté caliente.

Servimos en tazas individuales, del tamaño que más nos guste, las más rústicas que encontremos a mano y por encima echamos un poco de cacao puro en polvo con una pizca de pimienta negra molida.

Vídeos destacados del día

Resulta ideal como bebida energética para empezar el día, sin necesidad de añadir café y aportándonos una sensación de equilibrio y bienestar muy confortable para dar calor a toda nuestra mañana.

Combina muy bien con todo tipo de comida, ya sean opciones saladas como unas pastas integrales de muesli o bien otros más dulces tales como una crema de arroz con compota de manzana y pasas. Además tiene un gusto exquisito. Se nota que está hecho en casa y os encantará.